Дървен материал от www.emsien3.com

The best bookmaker bet365

The best bookmaker bet365

Menu

El Zancudo

Sonora 2018: los votos y los vetos

 

Conforme se acerca el inicio de la apertura oficial del periodo electoral, en los partidos políticos ya comienzan los reagrupamientos y las ansias de novillero se desbordan entre quienes aspiran a aparecer en las boletas; no pocos velando armas advirtiendo que de no ser considerados en sus respectivas organizaciones políticas, sin recato ni mayor trámite buscarán abanderar las más nobles causas del pueblo (ajá) desde otras siglas. 

 

O como independientes, ahora que se puso de moda esa camiseta, generalmente tan traslúcida que deja ver las verdaderas militancias y los auténticos motivos de la inmolación frente a las urnas en un derroche de patriotismo y entrega al interés nacional.

 

Se anticipa que en el PAN, la pelea por las candidaturas sea especialmente encarnizada y no se descartan renuncias una vez que se abran las hostilidades internas (más). 

 

Las razones para ello son claras. Muchos de los militantes panistas han advertido que la actual dirigencia estatal encabezada por David Galván y Alejandra López Noriega, a su vez mandatados desde el altiplano por el derrotado candidato a la alcaldía de Hermosillo y hoy Secretario General del CEN, Damián Zepeda Vidales, han cerrado demasiado el círculo de sus afectos, reservándolo sólo para aquellos y aquellas que demuestren su profesión de fe padrecista.

 

Lo anterior es visto por no pocos militantes como una trágica paradoja, pues consideran que en muy buena medida, fue precisamente el grupo padrecista que refrendó su control sobre la dirigencia del partido tras la derrota electoral de 2015, el responsable de la misma.

 

Lo que parece predecible es que se concentren en los municipios donde son gobierno: Puerto Peñasco San Luis Río Colorado, Nogales, Guaymas y Navojoa, entre los más grandes. Y en Hermosillo, donde aún tienen un voto duro muy considerable y también pueden capitalizar las fallas del actual gobierno municipal. 

 

Pero en general, antes tendrían que superar los conflictos internos y buscar la manera de deshacerse de la carga negativa del padrecismo, que sin duda pesará en las campañas; una empresa que no se antoja fácil, sobre todo considerando que muchos de sus candidatos serán cuadros identificados con el ex gobernador. 

 

En el PRI no cantan mal las rancheras, aunque el fenómeno podría interpretarse a la inversa. Sobre estimulados por la victoria, envalentonados algunos y convencidos otros de que esa victoria se debió a sus lindas caras, a su arrastre popular o sus capacidades políticas y de estrategas y su inteligencia y carisma, levantan desde ya la mano considerándose merecedor@s de la siguiente candidatura.

 

Los cargos en disputa son muchos, pero no tantos como los aspirantes a ellos. En el caso del senado, por ejemplo, hay dos candidaturas y varios ‘tiradores’. Los mencionados con más insistencia son: el secretario de Gobierno Miguel Ernesto Pompa Corella; la diputada federal Sylvana Beltrones; los alcaldes de Hermosillo y Cajeme, Maloro Acosta y Faustino Félix Chávez; el diputado federal Próspero Ibarra y entre los que también se han promocionado y placeado se cuenta al ex coordinador de delegados de Sagarpa federal, Víctor Hugo Celaya Celaya y el coordinador de Transversalidad de Sedesol, Antonio Astiazarán Gutiérrez.

 

En el caso de las candidaturas al senado es particularmente compleja porque no sólo entran en disputa los grupos locales, sino también los dirigentes nacionales y los poderes de facto en ese partido. Es decir, el ‘palomeo’ de la fórmula requerirá una larga jornada de cabildeos, negociaciones y no pocos piquetes de ojos y zancadillas que comienzan a verse, tempranamente.

 

Es el mismo caso de las candidaturas a diputados federales, cuyos principales aspirantes se encuentran en el Congreso local y algunas alcaldías. 

 

Para el distrito con cabecera en Nogales (2) está más que apuntada Lupita Gracia, que ya ha sido diputada local en un par de ocasiones y que ha estado trabajando mucho en aquella demarcación, con el apoyo de la CTM. Pero habrá de verse cuántos más se apuntan.

 

En Hermosillo habrá (3 y 5) dos candidaturas federales en disputa y aquí también aparecen más nombres, especialmente de diputados locales: Flor Ayala, Kitty Gutiérrez, Pano Salido, Javier Villarreal, Iris Sánchez Chiu, David Palafox, más los que se apunten. Aunque entre los enlistados aquí algunos nombres suenan también para la alcaldía capitalina como suena el nombre del diputado federal Ulises Cristópulos, el secretario de Educación y Cultura, Ernesto de Lucas y algunos otros.

 

Guaymas y San Luis Río Colorado (4 y 1) son un enigma y Cajeme (6) lo más probable es que se defina entre alguno de los cuatro diputados locales actualmente en funciones: Faly Camacho, Emeterio Ochoa, Brenda Jaime y Omar Guillén. Se dice que de entre ellos habrá de salir el candidato a la alcaldía y trascendió que tienen un acuerdo para apoyar a quien resulte favorecido. Los otros tres buscarían la opción federal, que es sólo una curul.

 

Para el 7 con cabecera en Navojoa, sonarían naturales los legisladores locales María Luisa Valdez y Rafael Márquez Cázares, aunque sus nombres también son manejados para la presidencia municipal. En la región sur el asunto luce más complejo, porque ha al menos cinco o seis ex alcaldes y ex legisladores que ya han perfilado sus intenciones de ir por cualquiera de las tres opciones: la alcaldía, la local o la federal.

 

Hay que considerar que en 2018 estarán en disputa además, 72 alcaldías y 21distritos locales. Usualmente, los candidatos y las candidatas salen de los propios ayuntamientos en funciones, de gabinetes y cabildos; así como de las dirigencias municipales del partido y de las de algunas de sus organizaciones corporativas.

 

La tradición política marca que en todos estos casos habrá votos y vetos de parte de la jefa de facto del partido, es decir la gobernadora Claudia Pavlovich y sus cercanos, si bien cabe hacer la precisión de que al interior del propio gabinete hay funcionarios con aspiraciones propias y/o intereses de grupo que habrán de hacer valer su voz y voto, aunque al final lo que pese más sea el veto.

 

II

 

Qué interesante ejercicio de participación ciudadana en el mejoramiento del entorno urbano el que se desarrolló por rumbos de la salida norte de Hermosillo. Se trata del programa ‘Adopta un bulevar’, que inició desde el 2 de marzo con la discreta colaboración de empresas y universidades ubicadas en aquel sector.

 

La convocatoria prendió y el sábado pasado encabezados por el alcalde Maloro Acosta, casi un millar de ciudadanos se sumaron al trabajo voluntario para transformar el Bulevar Enrique Mazón, donde ya hay 7 kilómetros reconvertidos a infraestructura verde: plantas nativas, piedras para hacer cunetas captadoras de agua y deshecho de café (donado por Caffenio) que sirve como abono y ayuda a guardar la humedad.

 

La meta es transformar diez kilómetros de ese bulevar, que además es como la carta de presentación de la ciudad para quienes vienen del norte, y la de despedida para quienes viajan hacia allá. En los trabajos participan empresas e instituciones de gobierno, así como más de mil 200 voluntarios. Esta es una parte muy importante del proyecto, porque integra y compromete a la sociedad civil con el mejoramiento de su entorno.

 

El éxito del mismo hizo que se proyectara ampliarlo a otros bulevares, pero por lo pronto, en el de la salida norte se han retirado 400 dompadas de tierra; cinco mil perforaciones para plantar árboles y arbustos de las que ya se llevan 3 mil 350. Estas plantas son mantenidas por un sistema de riego por goteo, con agua tratada proveniente de La Victoria.

 

III

 

Circuló el pasado fin de semana una nota en la que se daba cuenta del auto de formal prisión dictado por un juez contra el ex gobernador Guillermo Padrés Elías, que podría recibir una sentencia de entre 20 y 40 años de prisión por los delitos de defraudación fiscal  y lavado de dinero.

 

La información, atribuida al Grupo Imagen, es falsa. 

 

En realidad, el ex gobernador podría alcanzar una pena entre 38 y 90 años de prisión en caso de ser encontrado culpable de los cinco delitos que hasta ahora le imputa la Procuraduría General de la República.

 

Desde el pasado 11 de noviembre del año pasado, a Padrés Elías se le dictaron dos autos de formal prisión: uno por delitos de lavado de dinero y defraudación fiscal equiparada, y otro por dos acusaciones de lavado de dinero y uno más por  delincuencia organizada.

 

Esta es la información real. La nota que circuló el fin de semana es apócrifa.

 

También nos puedes seguir en Twitter @Chaposoto

 

Visita www.elzancudo.com.mx