Дървен материал от www.emsien3.com

The best bookmaker bet365

The best bookmaker bet365

Menu

Claroscuro

La intolerancia en las redes

Estoy en desacuerdo con lo que dices, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a decirlo” Voltaire

 

LO CLARO. Lecturas interesantes, se dejan ver en los acercamientos que los nuevos mandatarios de los Estados realizan (que recién cambiaron gobernante), al conjugar su labor a la de los dos poderes restantes con que se rige la vida de su entidad.

Al concluir un año natural, se hacen los recuentos de metas y logros –y cuentas por saldar- del ejercicio transcurrido.

En Tamaulipas, el Jefe del Ejecutivo FGCV estuvo a compartir tiempo de calidad con los integrantes del Poder Legislativo Local. En el marco de las festividades navideñas, el mandatario estatal hizo el recuento de las necesidades apremiantes de la geografía y de la sinergia necesaria entre los actores de la vida pública para hacer frente a los retos que esperan a Tamaulipas y a México, de cara al 2017.

Temas de interés para el país, concernientes a los tratados con la Unión Americana, que amén de las medidas que tomen en materia migratoria y la revisión de intercambio comercial entre los dos países, serán asunto que de manera local -en cada estado fronterizo- debe existir la adecuación legislativa que permita el marco de la Ley para salvaguardar la integridad del mismo Estado.

Los poderes, trabajando para su pueblo. Que sea para bien…

LO MUY OSCURO. Los extremos, siempre son perjudiciales.

La humanidad entera debiera aborrecer a quienes, por el poder que les brinda la naturaleza -relativo a su físico en comparación con la complexión del cuerpo femenino- son capaces de levantar la mano en agresión a una mujer.

De nueva cuenta salta a escena nacional un hecho reprobable al que, por ser una figura pública la víctima, antes que observar las consecuencias del vil acto de salvajismo, polarizó la opinión.

Y no es que dicha ‘vox populi’ saliera a manifestar un posicionamiento por el acto cobarde de cuatro hombres que atacaron a la conductora de una motocicleta, que responde al nombre de Ana Gabriela Guevara.

La razón es que su controversia se da en el seno del arma de comunicación más peligrosa que manejamos, al amparo del anonimato. Bajo pseudónimos y con el afán de dar rienda a lo jocosidad en que un hecho violento se trasformó en lo que llaman ‘memes’.

Va de nuevo.

Hemos vaciado importantes cantidades de tinta (así se decía anteriormente a las notas periodísticas) respecto de la violencia de género. El ataque físico a mujeres.

Aún en las clases más pudientes, registramos barbaries de agresores que deleitan su existencia en base a la humillación de lo que instituciones como el DIF, encasillan a la mujer como ‘clase vulnerable’.

Fabiola Macías, en diciembre de 2014 (aquí lo enunciamos) recibía salvaje golpiza a manos de su novio Ernesto Peralta. Magnate heredero de Carlos Peralta, dueño de IUSACel, entre otras empresas.

¿Y en redes sociales? “@koingi821 tienes responsabilidad en eso x salir con bestias. Las mujeres tenemos capacidad de intuir. Mejora”.

Hoy a la senadora Guevara, a pesar de tener el privilegio del uso de la tribuna para manifestar ese repudio por el acto recibido contra su persona, las redes sociales hacen mofa. No de lo acontecido; antes peor, de su apariencia.

“Ana Gabriela es un hombre rudo y luchón; va a salir adelante” Publicó… una mujer.

“La agresión de Ana Gabriela nos deja una enseñanza. Si estás fea y manejas una moto, pensarán que eres un hombre”

¡Hemos perdido por completo el rumbo! ¿Es la esperanza de vivir en sociedad, donde podemos educar hijos congruentes?

La opinión pública –lo remarcan con exactitud todos los sociólogos- es lo que llamarían ‘la voz de Dios’.

Esta voz de Dios, ha dejado en claro que a quien se debe castigar –en el caso de la atleta mancillada- es a ella misma. No a sus agresores.

Impera entonces, el odio y el maquiavelismo del Antiguo Testamento.

COLOFÓN. Nos perdemos en el verdadero sentido de la justicia y la moral. Quizá un día sanen las heridas de los golpes que recibió la atleta. El morbo social ni siquiera se enteró del daño… ¿No que “el que golpea a una, golpea a todas?”

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

@deandaalejandro