Дървен материал от www.emsien3.com

The best bookmaker bet365

The best bookmaker bet365

Menu

Claroscuro

¿Más mejor? ¿O Más ‘pior?

 

                                      

"No se puede estar nunca tan bien, que no se pueda estar mejor; ni se puede estar tan mal, que no se pueda estar peor…" Porfirio Díaz Mori.

LOS CLAROSCUROS. Un excelente analista y reconocido líder empresarial tamaulipeco, afirmaba: “2016… es un año para el olvido”.

La dependencia de México a la globalización –léase a Estados Unidos-; el sometimiento de los ingresos presupuestarios a la venta desplomada en precios de hidrocarburos, darían la razón al empresario.

Habremos sin embargo, de hacer la reflexión en torno al escenario que vislumbra el complicado 2017, a partir –precisamente- del 2016.

Otro análisis –éste político- nos relata la fábula de los impuestos.

Donde el ministro de Hacienda en un lejano reino (se atribuye sucedió en la Francia medieval), le aconsejaba al rey que debía engrosar las arcas, aumentando las imposiciones tributarias (impuestos).

-Querido Rey; debe usted pedirle más a los ricos.

Cosa que desestimó de inmediato el monarca –A los ricos, no ¡Son mis amigos! y me patrocinan e invitan a sus fiestas. Luego se van a otros reinos con sus dineros. No. Definitivamente no.

-Entonces a los pobres –insistía el recaudador. -¡Menos! No tienen para comer, mucho menos para pagar. Esos nomás piden…y votan. Es necesario tenerles contentos y sin ambiciones.

Encontraron pues, la solución: -cóbrales más a la clase media; obreros, comerciantes, académicos. Esos sólo se quejan y al final, seguirán protestando…y trabajando. Y pagando.

De la suma de los dos ejemplos, determinamos algunas directrices que nos permiten dilucidar un mucho, lo que representará el 2017.

Sí; hemos vivido con antelación, crisis recurrentes. Donde de un año al siguiente, los incrementos inflacionarios superaban cifras de los 300%.

Ya se ve con certeza que la inflación será en buena medida, un apalancamiento que deberá ser observado con la cautela de lo que significa  dinamizar la economía. Donde no sólo la gasolina subirá. Por ende, debe ser aplicable al todo.

Y culpamos en primera instancia, al gobernante en turno. Démosle su real valor. Efectivamente debe cargar con gran parte de ese fardo.

Pero ya no vivimos en el descanso permanente de ser un pueblo gobernado por un gobierno paternalista –o absolutista-.

Apenas hace 16 años, con la participación social, se reimplantó la democracia en México (Llegó Fox).

Pues antes a éste, los mejores críticos internacionales afirmaban que el país aún no alcanzaba su verdadera independencia. Tras el surgimiento de un partido político en el poder, que amenazaba su perpetuidad en el mandato.

Así, llegamos con dos transiciones presidenciales a 2016. Donde también, en las elecciones de 12 estados, 9 de estos hicieron la faena de privilegiar el cambio administrativo de partido político en el poder.

Y con deudas que heredan –todos- pagaderas a 30 años como calendario mínimo.

No es tanto 2016, para olvidar.

Aplicaremos las bases que hemos adquirido en relación a que este año fue un ensayo de cómo trabajar como nación, asomando al otrora país jerarca-petrolero de América Latina, que deberá vivir sin su andamiaje económico.

Al ver que el capitán abandonaba el barco (Carstens dijo adiós al Banco de México) precisamente en las postrimerías de 2016, ya avizoraba que las cosas… empeorarían.

Parece que como nunca, por fin México es fuerte en su democracia. En la credibilidad en los procesos democráticos que abrieron espacios para que un Bronco –sin partido- pudiera llegar a gobernar un Estado poderoso. Y que en 2016… tampoco hizo nada por Nuevo León.

Pero no es para el olvido. Ya sabemos –ahora sí con certeza- que los gasolinazos, marchas de maestros, aumento en impuestos; no van dirigidos contra Slim, ni contra la Coca-Cola o contra las empresas extranjeras (como Wal-Mart).

Y que en 2017, deberemos implementar todo lo aprendido. A vivir con dólares de 25 pesos; a que las medidas previstas que significan la quita de tenencia vehicular, pero la adecuación del pago predial a los gobiernos estatales, serán el pan nuestro de cada día.

Seguiremos quejándonos…y pagando.

COLOFÓN. 2016 es escuela que deberemos aplicar al entrante año. De entrada, empecemos con dos opciones para recibir con optimismo al 2017. Quítele las semillas a sus doce uvas, o hágalas puré. Con tantas malas notas, el atragantamiento es inminente. ¡Salud!

 

 Alejandro de Anda

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

@deandaalejandro