Дървен материал от www.emsien3.com

The best bookmaker bet365

The best bookmaker bet365

Menu

Claroscuro

¿Dónde andan los sindicatos?

                                   

 

 "El que quiera ser águila, que vuele, el que quiera ser gusano, que se arrastre; pero que no grite cuando lo pisen” Emiliano Zapata. 

 

LO CLARO. Es increíble la bastedad de recursos, que proporcionan riqueza al ser humano, producto de la naturaleza. 

Así, la actividad primaria que representa la silvicultura, es quizá uno de los puntales más importantes que apoyan al desarrollo económico de Tamaulipas.

Recién se lleva a efecto el relevo en la dirigencia estatal de la Unión de Silvicultores y Empresarios Forestales de Tamaulipas, A.C.

La trascendencia del acto protocolario, conlleva el compromiso del aporte en riqueza económica de un sector que a pasos agigantados promueve un eslabón más del liderazgo de nuestro país en mercados internacionales.

Es inaceptable que –afanosos como somos los mexicanos- enfrentemos un déficit de productos maderables y celulosa, por el orden de los 6 mil millones de dólares. 

Es decir, importamos en la balanza comercial, esa cantidad para abastecer las necesidades de México.

Hoy en Tamaulipas, Alejandro Bracamontes toma la batuta de hacer de la actividad, un referente sustentable y sostenible. 

El campo tamaulipeco es uno de los mayores aportadores en el ramo primario silvicultor. Y muy a pesar de las abrumadoras historias de terror sobre la economía y los aranceles del comercio México-USA, las necesidades de ambos países seguirá eslabonando su codependencia. El sector comercial forestal se declara listo…

LO OSCURO. No hay temas que no conduzcan al temor manifiesto sobre la dependencia económica con el vecino país.

Ahora analicemos. ¿Hemos escuchado alguna palabra de la CNTE, FSTSE, sindicato de PEMEX, SNTE, CNC, AMDA y cualquier otro organismo sindical, manifestarse sobre lo que resultará de la aplicación de las políticas del vecino Trump?

Le endilgaron la plana a los organismos empresariales; cámaras comerciales, a Carlos Slim, a que se manifiesten en contra del segregacionismo que imperará ya como medida de gobierno de EE.UU.; todos los demás, aseveran que ‘es tema patronal’

¿No que muy bravos?

Apenas sabemos que se realizaron sendas marchas de protesta ciudadana en algunas ciudades del país, entonando el himno nacional en demanda de las prácticas oscuras en perjuicio de los migrantes.

Vea una comparativa (hablamos de nuevo de los sindicatos) se dice que el TLCAN era desventajoso para EE.UU y sólo beneficiaba a México y Canadá.

Analicemos dos breves ejemplos: desde la implementación del acuerdo comercial en el sexenio de Carlos Salinas, el Sindicato de Transportistas de la Unión Americana, prohibió sin derecho a réplica que el transporte –y/o choferes- mexicanos, pusieran una llanta en suelo norteamericano. 

De llevar un kilogramo de Maseca a Nueva York, ésta debía ser entregada en la frontera Mex-USA y transbordada a camiones americanos. 

Caso contrario; de traer ingredientes americanos a Chiapas, la puerta al transporte americano debía quedar abierta de par en par.

Igual sucedió con el acero mexicano. No pasaba ni de contrabando. Pues los vecinos mantienen políticas proteccionistas con los suyos. Es válido.

Los sindicatos americanos, hicieron su labor.

¿Y acá? ¿Dónde anda el señor Carlos Romero Deschamps?

De esta suerte, aplaudimos a rabiar que el otrora poderosísimo gremio que aglutinaba 36 secciones STPRM en la paraestatal llamada ‘la gallina de los huevos de oro’ –lo dijo él-; será reducida gracias a la reforma energética.

De ser un sindicato de empresa, pasa a ser sindicato de industria y apertura la posibilidad a nuevos gremios que realmente velen por los intereses de los trabajadores.

Le hace competencia el Sindicato de Trabajadores de Empresas Productivas del Estado, Petróleos Mexicanos (largo nombre). Será el encargado de acabar con la hegemonía y sindicaturas, senadurías, diputaciones y demás canonjías de un membrete que ya era obsoleto…igual que PEMEX.

La historia les brinda la oportunidad a los nuevos espacios sindicales, para que vean por sus agremiados y por México. Como lo hicieron los descritos en la defensa de los intereses americanos. No solo a echar de gritos para exigir más horas y plazas sindicales…

COLOFÓN. Para algo ha servido el vecino intransigente Trump. No en balde dicen que todos los populismos espantan. ¡Ya ni me acuerdo del fraude de la línea doce del metro de la CDMX!

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

@deandaalejandro