Дървен материал от www.emsien3.com

The best bookmaker bet365

The best bookmaker bet365

Menu

De Mujer a Mujer

Almas cómplices en medio de la Ciudad

Difícil vivir en el mundo del silencio, aquellos que no escuchan y carecen del habla, aprender esa forma de expresión tan característica entre señas y gesticular para darse a entender, sin poder soltar  una carcajada o bien gritar de dolor…aún más duro debe ser el tener la posibilidad de expresarte y haber perdido la capacidad de hacerlo, perdiendo la confianza en  quien vive contigo, y no poder entrar en un círculo de egoísmo donde no hay cabida para ti.

 

Nuestro mundo de vías rápidas en todos sentidos, de comunicación express, de tecnología de punta, de potentes armas para la guerra, compartiendo un mundo con seres humanos fríos e indiferentes ante situaciones que ven en la calle, y en sus hogares cerrando los ojos para evitar sentir empatía por su misma familia o bien no tener que jugar otro papel más que el de espectadores del mundo. Nos estaremos volviendo como la tecnología así de fría?

O la indiferencia y falta de compromiso, han dormido los sentimientos? 

Es común ver por algunas calles del Centro de la Ciudad de México personas con letreros que dicen: “Se regalan abrazos”, o ver un banquillo vacío para aquel que necesita ser escuchado y contar parte de su historia, de su dolor, de su sentir, de amor ó desamor, será que buscamos alguien ajeno, que no tome partido, que no sea juez de nuestros actos, que no conozca la historia real o ficticia que decidimos contar? 

Se atrevería usted a sentarse y contar su historia o algo que vive y le molesta o lastima, platicar con un desconocido para recitarle el poema que escribió hace meses y no se atreve a compartir con los suyos por temor a ser criticado? 

Cuantos virus mentales tenemos en la cabeza que nos han limitado en decisiones, visión, enfoque, que ahora nos afecta en la comunicación interpersonal con los que convivimos, y permiten reafirmar patrones de conducta, creencias que limitan para vivir felices  porque recordemos que cada acto en nuestra vida influye  en nuestro entorno.

Cuantos conflictos debemos resolver en nuestro Yo interno, perdonándonos, sin prejuicios, sin juicios y estereotipos aprendidos y anclados donde etiquetamos a otros, o nos aislamos sin conocer cuál es la situación.

Porqué hemos llegado al punto donde buscan ser escuchados? Sacando ahí sus verdaderos sentimientos, lagrimas, risas, demostrar vergüenza a un desconocido que se ofrece a escucharles?

Confesiones hechas para volverse cómplice de todas esas palabras que salen del Alma, sentimientos guardados,  lagrimas tragadas y  boca enmudecida es lo que se lleva esa persona que escucha                                              ” gratuitamente” a todo aquel que se le acerque. 

La incredulidad de la gente es mayúscula al conocer que es gratis el servicio, que no les cobrarán nada;  que tristeza vivir en un mundo sumido en lo comercial, marketing, marcas, competencia, es difícil encontrar algo gratis ahora, y si de escuchar se trata, es una manera de dejar fluir el Alma y sentimientos de los demás, aunque te he de decir que no es gratis, porque los dos ocupan su tiempo el recurso más valioso, y el único no renovable que les brinda un momento de contacto entre dos ALMAS que lo único que necesitan es expresar lo que lleva en su equipaje de vida.

De Mujer a Mujer la pregunta puesta sobre la mesa: Realmente te comunicas con las personas con las que vives? Eres capaz de escuchar el sentir de los que te rodean? O eres de las que viven anestesiadas por el dolor, acostumbrada a vivir en el silencio, y te es más fácil comunicarte por las redes sociales donde todo lo que sientes lo trasmites a la persona que está tras de la pantalla de tu cel, lap, Tablet, para no sentir el compromiso de correspondencia e interés con la persona con quien compartes tu vida. Será que la indiferencia, el egoísmo, y la falta de compromiso son características de nuestra sociedad?

Hasta Pronto!!

Gaby Olivera

Te invito a que me escuches en: 

www.mixcloud.com/gabriela-olivera-flores/virus-mentales/