Дървен материал от www.emsien3.com

The best bookmaker bet365

The best bookmaker bet365

Menu

De chile, de dulce y de manteca

EL JITO DE MIS RECUERDOS

Hace 60 años, disfrutaba del plácido entorno intrauterino que mi madre me proporcionaba. No recuerdo nada en absoluto de ese período, pero por lo que sé, resulta ser en la inmensa mayoría de los casos, algo parecido al paraíso. El gusto me duraría poco. Tres meses después vería la luz de manera prematura. Lejos estaba yo de saberlo, aunque Josefina debe haberlo presentido, pues el embarazo tuvo algunos problemillas que me obligaron a dejar antes de tiempo aquel tranquilo y amoroso lugar. 

 

 

 

Hace 60 años, la temperatura máxima media en Guaymas fue de 31ºC. Si las cosas eran como ahora (máxima de 28ºC y mínima de 20ºC el 15 de Noviembre de 2014), debió sentirse mucho calor al medio día en automóviles que distaban de contar con las ventajas de la refrigeración que disponen los de los tiempos actuales.

 

 

Hace 60 años, Don Plutarco trasladaba a Josefina una mañana de noviembre, de Guaymas a Ciudad Obregón. El calor debe haber apretado y al pasar enfrente del boca abierta, le pide que se detenga para descansar un rato, aprovechando la sombra de un magnifico jito que el azar y la naturaleza habían colocado a un lado de la carretera.

 

 

Ese jito, ya era en ese tiempo un arbusto perfectamente desarrollado. Es muy probable que por esas fechas tuviera al menos unos 40 años de edad. Don Plutarco bajó del automóvil a Josefina y le recordó una leyenda yaqui que convenía considerar: "quien se duerme a la sombra de un jito, no despierta". Con risas de por medio ella le contesta: "no te preocupes viejo canijo, no te va ser tan fácil deshacerte de mí". Josefina, tuvo cuidado de no dormirse. Descansó un rato y minutos después, prosiguieron su camino rumbo a Cajeme.

 

 

La historia quedó registrada para siempre en el anecdotario familiar y desde entonces, cada vez que pasaba por el boca abierta, era una obligación dirigir la mirada al jito maravilloso y recordar ése momento. Unos dos años antes de la muerte de Josefina, una tarde de regreso de una ceremonia religiosa luego del fallecimiento de un familiar en Guaymas, intenté bajar de la carretera para que repitiera aquel descanso, pero hubiera sido necesario contar con una camioneta para poderlo hacer, ya que por lo alto de la cinta asfáltica, no fue posible bajar con facilidad en un automóvil. Ella y yo, nos quedamos con las ganas.

 

 

El jito (Forchhammeria watsonii ), es un arbusto que puede alcanzar un crecimiento en altura de 4.5 metros. Este si no los tenía, le faltaba poco. Me contaba mi madre que cuando era niña, era frecuente que en diciembre fueran podados y usados como sustitutos de un arbolito navideño al que se le colocaban luces de colores. Dicha costumbre pronto languideció al ir escaseando éstos. En terrenos enmontados cuando eran transformados en terrenos agrícolas, era frecuente que durante el desmonte se les sacara la vuelta y se dejaran sin tocar puesto que costaba trabajo eliminarlos. La resultante siempre fue muy estética: un campo de cultivo con uno o dos jitos insertados. La imagen siempre me recordó las acacias africanas.

 

 

La semana pasada, hube de viajar a Hermosillo y con tristeza, descubrir al pasar frente al boca abierta, que el progreso había cobrado su cuota. Las obras de ampliación de la carretera transformaron en leña al jito maravilloso, donde hace 60 años, mi madre y yo, tuvimos un momento de comunión con la naturaleza. Ese jito sirvió de reposo a más de uno que se detuvo a comer y calentar su alimento bajo su sombra, marchitando sus hojas. Las lluvias se encargaron de revivirlo. No resistió sin embargo el embate de un trascabo y ahora solo existirá en el recuerdo de quienes alguna vez lo apreciamos en todo su esplendor. El boca abierta y algunos cuantos lo lloraremos.

 

 

Salud y paz

Plutarco.

 

 

Bibliografía:

 

 

http://www.tutiempo.net/clima/GUAYMAS-IN-SONORA/762550.htm

 

 

http://www.madrean.org/symbflora/taxa/index.php?taxon=27347

 

 

http://webcache.googleusercontent.com/search?q=cache:4s3PdyIbFs4J:https://www.desertmuseum.org/programs/alamos_trees_forwat.php+&cd=1&hl=es-419&ct=clnk&gl=mx