Slider

Los pobladores que han salido del confinamiento voluntario en Buenos Aires, Argentina, han encontrado una sorpresa en sus calles: las estatuas tienen la boca tapada.

Mafalda, el exjugador de baloncesto Manu Ginobili, la leyenda del automovilismo argentino Juan Manuel Fangio y un muchos monumentos más amanecieron con sus rostros cubiertos por un “tapabocas” casero como parte de una campaña de la ciudad para concienciar a los habitantes de su uso para prevenir la expansión del coronavirus.

Además de las estatuas, los puntos centrales del transporte de la ciudad porteña también lucieron un aspecto renovado: Se pusieron etiquetas de huellas que marcan la distancia social recomendada en los andenes del Metro y Metrobús para facilitar que se cumpla el distanciamiento social mientras se espera el tren o autobús.

Comentarios