Slider

Los médicos de Nueva Zelanda declararon este miércoles libre de la COVID-19 al último paciente contagiado a través de un brote local, mientras que otros 37 casos catalogados como contagios importados continúan activos en el país.

La ciudad de Auckland, que con 1.7 millones de habitantes es la más poblada de la nación, retomará a partir de la medianoche la práctica normalidad tras superar un rebrote de la COVID-19 que obligó a las autoridades a decretar a mediados de agosto una segunda cuarentena.

Esto convierte al país en uno de los menos contagiados del mundo, esto afirmado por su presidenta Jacinda Ardern.

Comentarios