Slider

Durante la carrera de aceleración estadounidense NHRA Midwest Nationals, el pasado domingo, un coche se desmoronó en un impactante accidente que, para asombro de todos, no causó víctimas y ni aun lesiones a la piloto, Leah Pruett.

El accidente ocurrió unos segundos después del arranque, cuando el auto iba a más de 418 km/h. A esa velocidad se desvió, salió despegado de la pista y se partió en varios pedazos en el aire. Por fortuna, al caer la cápsula de resguardo a tierra, Pruett salió sana y salva.

Comentarios