Slider

La UNAM lanzará a finales del 2021 la misión COLMENA, la cual colocará nueve pequeños robots en la superficie de la Luna para estudiarla, incluso otros asteroides con el propósito de desarrollar un nicho de tecnología.

La misión permitirá colocar a la UNAM en el uso de satélites pequeños para diversas aplicaciones, además de posicionarla, en una o dos décadas, en otros campos.

Los pequeños robots miden ocho centímetros de diámetro por cuatro de altura y en conjunto pesan 340 gramos, por lo que estarán a menos de dos centímetros del suelo, es decir que “vivirán” dentro de ese medio ambiente de la luna, caracterizado por una atmósfera polvorienta con gas ionizado complejo jamás estudiado.

Cuando se realice el alunizaje, los robots navegarán aleatoriamente sobre la superficie de la Luna y conseguirán generar un sistema de referencia entre ellos mismos.

Registrarán mediciones del ambiente más cercano de la superficie lunar, trabajarán como un centro de medición independiente y cada uno enviará información para su análisis.

La misión durará un día lunar, es decir, 13 días terrestres aproximadamente.

Los robots serán lanzados en la nave Peregrine, de la empresa privada Astrobotic, que también llevará experimentos de otros países y de la NASA.

El alunizaje de la UNAM pesará 500 gramos porque incluye una especie de catapulta, y se llevará “en una región interesante de la Luna, entre tierras altas (la superficie más clara) y mares (la parte más oscuro)”, de acuerdo con los encargados del proyecto.

COLMENA es desarrollada en el Laboratorio de Instrumentación Espacial (LINX) del ICN, con apoyo de la Agencia Espacial Mexicana (AEM) y el Conacyt, del gobierno del estado de Hidalgo y de diversas empresas de tecnología socialmente comprometidas con el desarrollo científico, tecnológico y económico de México.

Comentarios