Slider

El origen de considerar que todo tipo de accidentes, desgracias, malos augurios y cascadas de mala fortuna se pueden desatar en un viernes 13 es difuso. Hay muchas teorías al respecto y se toman demasiadas fechas a lo largo de la historia como para saber cuándo nació esta extraña superstición. Extraña, en particular, porque temerle a un sólo día nos hace suponer que los demás días no entrañan riesgos o son inocuos.

Algunos atribuyen la maldición del nímero a la cantidad de personas en la última cena. Los 12 aposteles y Jesús. Lo que no se entiende de esa teoría es por qué el décimo tercero sería Judas Iscariote y no uno de los otros. Es probable que en el mundo occidental el origen esté relacionado con otro hecho de esos días. Jesús fue crucificado un viernes. Y ese hecho signó la consideración de la fecha.

Muchos siglos después, por orden de Felipe IV, el 13 de octubre de 1307, un viernes, fueron juzgados y ejecutados varias decenas de caballeros templarios acusados de graves crímenes contra la cristiandad. La Inquisición ordenó matarlos de inmediato.

Durante los siglos XVII y XVIII los viernes eran días malos en serio. Eran los días de ejecución.

esto entre un sin fin de creencias que se pueden encontrar a lo largo de la historia, pero cada quien es libre de eso y simplemente puede ser un día común o uno de mala suerte según como se vea.

Comentarios