Slider

Hace una semana se presentó, ante la Fiscalía de la localidad argentina de Río Cuarto, una denuncia por mala praxis médica contra el joven de 19 años Ignacio Nicolás Martín, que se había hecho pasar por médico utilizando la matrícula profesional de una doctora y estuvo a punto de ser contratado en el Centro de Operaciones de Emergencias (COE), entidad encargada de la estrategia sanitaria contra el covid-19 en la provincia de Córdoba.

Esta denuncia se interpuso tras la muerte por coronavirus de un varón de 29 años al que este falso médico acudió a tratar a domicilio, y se suma a otras dos anteriores con fecha de diciembre, formuladas por el Consejo de Médicos y por el Ministerio de Salud, por ejercicio ilegal de la medicina y falsificación de instrumentos públicos.

El joven, en cuya documentación falsa constaba que tenía 24 años, fue detenido en casa de sus padres pocos días después, y desde el martes 9 de febrero se encuentra preso en la Unidad Penitenciaria n° 6 de Río Cuarto.

El abogado de la familia que ha presentado la reciente denuncia por mala praxis no tiene dudas de que su participación negligente en la atención al enfermo fue determinante en su fallecimiento, ocurrido el pasado 13 de noviembre. 

Comentarios