Violencia familiar: Pandemia extendida en Sonora y Hermosillo.

155
0
[smartslider3 slider="3"]

  • En Sonora de 2019 a 2020 las denuncias se incrementaron en 52% y en Hermosillo en 83%. 
  • Los tipos de violencia que se están denunciando son de diferente tipo: física, emocional, psicológica, sexual, económica, y patrimonial.
  • Las autoridades deben de precisar el género, las edades y las condiciones de quienes están siendo víctimas en los hogares para poder desarrollar programas focalizados y efectivos de prevención oportuna de este tipo violencia.

La familia es la base de la sociedad. Representa el vínculo social primordial para cualquier persona. Es donde se aprenden las reglas, los valores, las emociones y las formas de conducta que reproducimos en el espacio público.

La formación de un buen ciudadano inicia en casa y que las relaciones familiares contribuyen a fomentar el amor, la unidad y el respeto hacia quienes nos rodean. Sin embargo, en la actualidad esta ocurriendo lo contrario. 

Las denuncias por violencia familiar crecieron de manera dramática por segundo año consecutivo. En Sonora de 2019 a 2020 las denuncias se incrementaron en 52% y en Hermosillo en 83%. Los tipos de violencia que se están denunciando son de diferente tipo: física, emocional, psicológica, sexual, económica, y patrimonial.

El año 2020 se registro la cifra más elevada de carpetas de investigación por violencia familiar en la entidad: 5,450. El 53% en Hermosillo, 2,897 denuncias. La violencia familiar en Sonora y en Hermosillo es también ya, una pandemia extendida que ha ido en aumento al menos durante los últimos tres años. 

El 18.8% de las mujeres sonorense se sienten inseguras dentro de su domicilio familiar, según la ENVIPE 2020. De 2017 a 2020 el número de carpetas de investigación aumentó más del doble en Sonora, de 2,428 a 5,450 carpetas.

Sin embargo, hay una reducción importante y constante en las incidencias reportadas al 911 por este delito o situación en el mismo período de los últimos tres años; siendo el 2020, contrario a las denuncias interpuestas, el año con menor número de reportes de emergencia por violencia familiar, con 20,731 llamadas; mientras que en 2017 los hermosillenses hicieron 32,442 llamadas de auxilio por esta causa a la autoridad municipal.

Es decir, la denuncia formal ha ganado terreno y los reportes de emergencia que no siempre terminan en investigación, van a la baja. Pero ello no indica que se estén previniendo ni evitando las agresiones en el hogar. 

Una deficiencia que existe para poder ofrecer respuestas concretas a las causas de este tipo de violencia, es la ausencia de información desglosada de las víctimas y tipos de violencia que padecen. Necesitamos que las autoridades nos precisen el género, las edades y las condiciones de quienes están siendo víctimas en los hogares. Esta información es clave para el diseño de programas focalizados y efectivos de prevención oportuna de la violencia y atención a víctimas de la misma.

El llamado es a no aceptar la violencia como normal, menos entre nuestras familias. Es tiempo de hacer algo al respecto. Debemos iniciar en casa fomentando el respeto y la armonía.

Se reconoce el esfuerzo de las instituciones públicas para combatir este problema, sin embargo, las cifras siguen siendo preocupantes y al alza.

Si te encuentras en esta situación o conoces a una víctima de violencia familiar, puedes reportarlo al 911 y acudir a los Centros de Justicia para las Mujeres, donde mujeres y sus hijos reciben el apoyo integral ante cualquier emergencia.

Comentarios