Sal del Océano Índico contribuyó al final de la Edad de Hielo

461
0
PrevencionEmbarazo
Lactanciapornostros4
Capturadepantalla2023-02-13alas213814
Capturadepantalla2023-02-13alas214531
Capturadepantalla2022-09-12alas043937
Capturadepantalla2023-02-13alas215907
Capturadepantalla2023-02-13alas220711
previous arrow
next arrow

Científicos han descubierto la fuente de agua cálida súper salada que se precipitó en el Atlántico hace 15.000 años, marcando el final de la última edad de hielo.

El estudio, publicado en Nature, se produce cuando las temperaturas del océano están alcanzando niveles récord y las aguas de los océanos Atlántico y Austral se vuelven más frescas debido al derretimiento de la capa de hielo, lo que podría afectar aún más la circulación oceánica y el clima global.

El equipo midió las huellas dactilares químicas encerradas en conchas fósiles microscópicas para reconstruir la temperatura y la salinidad del agua de mar en la que crecieron las conchas. Al tomar muestras de estos fósiles que descendían por un núcleo de lodo de aguas profundas de 40 metros de largo, pudieron comprender la historia de la temperatura y la salinidad del océano durante cada ciclo de la edad de hielo de los últimos 1,5 millones de años.

Los resultados muestran que durante el pico de cada edad de hielo, las aguas del Océano Índico se sobrecargaron de sal. Los científicos muestran que esto fue impulsado por una restricción de las corrientes de agua dulce que generalmente ingresan al Océano Índico desde el Pacífico, lo que permite que el Océano Índico se vuelva más salado, como una salina gigante.

La autora principal, Sophie Nuber, de la Universidad de St. Andrews, dijo: «Bajo el cálido sol de los subtrópicos, el agua de mar se evapora y se vuelve más salada. Por lo general, en el Océano Índico esta sal se diluye con las aguas más frescas que fluyen desde el Pacífico, pero durante las edades de hielo esta corriente fue cortada por una caída en el nivel del mar, por lo que la sal podría acumularse sin diluir».

El nivel del mar cayó globalmente hasta 120 metros durante las edades de hielo, debido al bloqueo del agua evaporada del océano en gigantescas capas de hielo. El equipo muestra que este proceso habría cortado repetidamente las corrientes de agua dulce que serpentean hacia el Océano Índico a través del archipiélago de Indonesia, ya que gran parte del lecho marino en esta región se convirtió en tierra cuando los niveles del agua cayeron.

Las aguas saladas permanecieron atrapadas en el Océano Índico hasta el final de la última edad de hielo, cuando un cambio en los vientos y las corrientes les permitió irrumpir en el Atlántico. Esto, a su vez, ayudó a restablecer el sistema de corrientes atlánticas que calienta el noroeste de Europa desde aquel debilitado estado glacial.

El profesor de la Universidad de Cardiff Steve Barker, uno de los autores del estudio, dijo: «Descubrimos hace más de diez años que el final de la edad de hielo vio un pulso masivo en las corrientes atlánticas, lo que ayudó a marcar el comienzo de condiciones interglaciales más cálidas. Nuestro nuevo estudio muestra que la sal que ayudó a hacer que estas corrientes fueran tan densas y poderosas se obtuvo a más de 10.000 km de distancia en el Océano Índico».

Las corrientes saladas cálidas continúan fluyendo a través del Atlántico hoy, pero están comenzando a debilitarse debido a la entrada de agua dulce de las capas de hielo que se derriten, lo que podría desencadenar una serie de impactos climáticos colaterales.

El Dr. James Rae, de la Universidad de St. Andrews, dijo: «Nuestro trabajo muestra cómo las diferentes partes del sistema climático están sorprendentemente interconectadas. Los cambios en la circulación y la salinidad en una parte del océano pueden tener un gran impacto en el otro lado del planeta, por lo que debemos detener el calentamiento global para evitar una mayor interrupción de estos sistemas críticos de circulación».

Fuente: europapress.es

Comentarios