Slider

21st Century Fox y los accionistas de Walt Disney aprobaron este viernes la venta de los activos de entretenimiento de Fox, acercando a una de las mayores fusiones de medios en la historia a su fin.

Los inversionistas de las compañías dieron su ‘bendición’ a la transacción de 71.3 mil millones de dólares en votos separados en el New York Hilton Midtown en Manhattan.

Cuando se anunció el acuerdo en diciembre del año pasado, Disney informó que demoraría entre 12 y 18 meses en cerrarse, un cronograma que la compañía está cumpliendo. Al finalizar, surgirá un nuevo Fox enfocado en televisión abierta, deportes y el canal Fox News.

El presidente ejecutivo de Disney, Robert Iger, ahora debe centrar su atención en los muchos cabos sueltos del acuerdo: consumar la fusión y preparar su compañía a futuro.

A continuación te damos un vistazo sobre algunos de sus desafíos restantes:

Para obtener la aprobación regulatoria en Estados Unidos, Disney acordó ceder los 22 canales deportivos regionales de Fox.

La compañía ya posee ESPN, la mayor red de deportes. Los postores de las propiedades, que podrían alcanzar hasta 20 mil millones de dólares, pueden incluir compañías respaldadas por el multimillonario de la televisión por cable, John Malone, capital privado y emisoras regionales.

Algunos analistas también ven la posibilidad de que Iger busque cerrar un trato con Comcast por el interés del 30 por ciento de esa compañía en Hulu. Cuando se cierre el acuerdo de Fox, Disney se convertirá en el propietario mayoritario del servicio de transmisión de video.

Aunque Comcast informó la semana pasada que no continuará pujando por los activos de Fox, el gigante de televisión por cable con sede en Filadelfia tiene la oferta más alta sobre la mesa para el proveedor británico de televisión satelital Sky por 34 mil millones de dólares.

Disney está adquiriendo el 39 por ciento de Sky a través del acuerdo con Fox y aún técnicamente tiene una oferta sobre la mesa para la emisora.

Algunos analistas han sugerido que Iger cederá Sky a Comcast, liberando a Disney de los 19 mil millones de dólares o lo tomaría para comprar el resto del negocio.

Disney se ha comprometido a generar 2 mil millones de dólares en ahorros de costos como resultado de la fusión, que unirá dos de los seis mayores estudios de Hollywood.

Eso ha creado mucha angustia en Fox y Disney, donde la superposición de los departamentos de marketing, ventas y distribución en sus respectivas unidades de cine y televisión podría provocar cientos, si no miles, de recortes de empleos.

Fox tenía 21 mil 700 empleados al final del año, según datos compilados por Bloomberg, mientras que Disney tiene 199 mil.

Algunos ejecutivos ya están negociando su futuro, y se espera que el presidente de Fox Networks, Peter Rice, asuma un rol similar en la supervisión del negocio televisivo de las compañías combinadas, con la excepción de ESPN.

Se espera que la vicepresidenta ejecutiva de Fox TV, Dana Walden, lidere su negocio de producción televisiva.

Foto tomada de internet

Disney ha dominado la taquilla mundial en los últimos años, gracias a la cadena de éxitos de Marvel, Pixar y Star Wars.

Después de Fox, el jefe de estudio de Disney, Alan Horn, tendrá que tomar decisiones sobre las franquicias recién adquiridas, incluyendo Avatar, El planeta de los simios y Alien.

Fox ha producido varias películas basadas en personajes con licencia de Marvel, incluidas las imágenes de X-Men y Wolverine y dos películas de Deadpool. Esos derechos volverán a Disney con la fusión.

Disney recibió autorización para comprar los activos de Fox del Departamento de Justicia de Estados Unidos, pero también estaba esperando la aprobación de la Comisión Federal de Comunicaciones.

Además, la compañía comentó en una presentación reciente que podría necesitar el consentimiento de los reguladores en 14 países y la Unión Europea.

Han pasado más de medio año desde que Disney anunciase su intención de comprar la mayoría de las divisiones de cine y televisión de 21st Century Fox. Una maniobra que dio pie a una guerra empresarial con el gigante de la comunicación Comcast, quien se mostró lo suficientemente interesado por efectuar la misma transacción que Disney, elevando la cifra de la oferta inicial de los 52.400 a los 65.000 millones de dólares.

Tras la última contraoferta realizada por la casa de Mickey Mouse y la posterior retirada de Comcast de la astronómica puja, la potencial adquisición se sometió al voto de unos accionistas que hoy ha dado sus frutos, resultando en el cierre definitivo del acuerdo entre Disney y Fox valorado finalmente en 71.300 millones de dólares.

Yuppie

La fusión entre ambas compañías, que se hará efectiva presumiblemente durante la primera mitad de 2019, ha sido definida por Gerson Zweifach, consejero general de 21st Century Fox como “una transacción transformadora que permitirá desbloquear grandes valores para los accionistas”.

Pero, a efectos prácticos, la compra efectuada por Disney implicará el control de esta sobre los grandes y pequeños estudios propiedad de FOX, así como ciertas secciones de su división televisiva no relacionadas con deportes o informativos.

Aunque la mayor alegría para el fandom, probablemente se encuentre en las crecientes probabilidades de que personajes Marvel propiedad de FOX como los X-Men o Los Cuatro Fantásticos puedan incorporarse tarde o temprano al Universo Cinematográfico Marvelita. Unas licencias a las que habría que sumar las de sagas como ‘Avatar’, ‘El planeta de los simios’, o los derechos de distribución de la trilogía original de ‘Star Wars’.

Sin duda, esta es una noticia que marca un antes y un después en la industria cinematográfica —y, en menor medida, en la televisiva—; suponiendo un paso más allá en el crecimiento incansable de una Disney que, progresivamente, está incrementando su poder hasta límites inimaginables.

Con información de www.elfinanciero.com y www.espinof.com

Comentarios