Slider

A fines de noviembre del año pasado, se anunció con bombo y platillos que el sector privado emprendería 147 proyectos de infraestructura en los que invertiría casi 860 mil millones de pesos, de los cuales se iniciaron solo siete proyectos con una inversión de 38 millones de pesos. 

En esos momentos el presidente Andrés Manuel López Obrador alardeó que su gobierno tenía en un puño a los capitostes de la Iniciativa Privada del país y que no obstante sus cotidianos etiquetados de ser siervos del neoliberalismo, comenzaban a encarrilarse por las vías populares propuestas por la 4T. 

Este lunes se reeditó ese anuncio encogido sustancialmente, al darse a conocer que el Plan Nacional de Infraestructura se reduce a 39 proyectos con una inversión para los próximos años por 297 mil millones de pesos y no, la reducción tan abismal no se debe a la falta de voluntad empresarial, si no que la Unidad de Inversiones de Hacienda no les aprobó ni una tercera parte de los proyectos ofertados, principalmente los relativos a materia energética. 

Luego de eso, el de Tabasco se dio el lujo de irse a practicar beis bol y entrarle el terreno de las quinielas para los play offs de las grandes ligas de beis bol y a quien le va, a quien le importa, porque resulta mucho más importante que a la fecha 81 mil 877 mexicanas y mexicanos hayan muerto por la incompetente gestión de su gobierno ante la pandemia del Covid-19 y que por lo mismo ya sean al menos 70 mil las víctimas mortales a manos del crimen organizado durante su gestión. 

Alfonso Romo Garza

Por cierto la reducción de metas e inversiones del PNI no se debe a los efectos del Covid-19 y en todo caso, los dueños del dinero de este país ratifican que López Obrador los desdeña como factores del desarrollo, cayendo en el vacío el mensaje del Jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo Garza quien pontificó que la inversión privada es la mejor vacuna contra la parálisis económica y que es la esperanza para salir de la crisis. 

Dichas premisas incuestionables con un gobierno que aplica draconianas reducciones presupuestales para la obra pública, no tuvieron peso en el proceso de autorización de los proyectos, prevaleciendo criterios proteccionistas para PEMEX, la CFE y la generación de energía con materiales fósiles. 

Comentan que la decepción fue la reacción de los neoliberales y conservadores empresarios presentes en la mañanera de este lunes y para nuestros efectos, sin ser empresarios ni nada por el estilo, decepcionante que Sonora no haya sido tomado en cuenta, sin que tengamos idea si los empresarios de por acá hicieron su parte para proponer proyectos de inversión, que por su parte, sabemos que la gobernadora Claudia Pavlovich sigue insistiendo en que incorporen al gasto federal algunos de los proyectos de inversión que planteó desde el año pasado. 

De muchos empresarios de la entidad no hay mucho que esperar al respecto, ya que en lugar de buscar nichos de inversión para el desarrollo, andan ocupados en la cargada, lamiendo verijas, arrastrándose y de queda bien de Alfonso Durazo Montaño, ya que lo consideran cincho para la gubernatura de Sonora y bien harían el tener un plan B porque les pudiera salir el chirrión por el palito y a mediados del año próximo sus actuales ánimos de C..ontadores P..úblicos los tengan que dirigir hacia Ernesto Gándara Camou, a Ricardo Bours o a otro pretenso o pretensa. 

Rampante la cultura del CP en la IP sonorense

Al parecer López Obrador cree que Sonora tiene suficiente buena calidad de vida y que no requiere el concurso de recursos federales para obras de infraestructura para el desarrollo regional y no va más allá de la dispersión de dádivas asistencialistas con las que ni siquiera son suficientes para los beneficiarios, en un contexto de tacañería extrema que no suple con reconocimientos a la hasta ahora prudente e institucional actuación de la gobernadora. 

Por cierto, hay constancia generalizada de la fuerza del carácter de la mandataria y de su obstinada actitud cuando se trata de gestionar beneficios para los sonorenses y por eso nos resulta insólita la excesiva arremetida en su contra por su intervención para solicitar que así como la federación apoya a municipios “grandes” con obras de infraestructura, también lo haga con municipios “chicos”. 

Bien por la gobernadora al reconocer que a lo mejor su mensaje coloquial ante el presidente hizo sentir ofendidos a algunos, que en efecto se rasgaron vestiduras más que nada por intereses político-partidistas, quedando muy pocos en calidad de genuinas expresiones ciudadanas de molestia, que seguramente serán rectificadas. 

Es que en su explicación vía la red social del Tuiter, aclaró que antes del acto en el Héctor Espino, entregó al presidente un documento con 173 proyectos para obras de infraestructura de beneficio comunitario que representan más de 3 mil millones de pesos de inversión para municipios, “en beneficio de nuestra gente, el cual defenderemos, Estado y Municipios, ante el Gobierno Federal y el Congreso de la Unión”. 

Mandataria cortés y valiente

Y en efecto, lo cortés no quita lo valiente y eso la ha caracterizado durante su carrera política, demostrando su condición de dama con su cortés interacción con López Obrador, así como su valentía de insistir porque éste atienda sus exigencias, así como el valor implícito de atender las reclamaciones tuiteras y ofrecer las disculpas correspondientes. 

Pues ojalá que en esta ocasión las solicitudes de la mandataria sí sean tomadas en cuenta y sobre todo, encuentre el necesario apoyo en la representación legislativa federal sonorense, ya que si bien en el Plan Nacional de Infraestructura Sonora fue excluido, pelear porque el en presupuesto del 2021 se incluyan las obras del listado que la gobernadora entregó al presidente. 

Por cierto, en esta reformulación del Plan Nacional de Infraestructura, donde la Secretaría de Comunicaciones y Transportes tiene una gran participación, bien pudieron incorporar la ampliación a cuatro carriles la carretera Hermosillo-Bahía de Kino y/o la ampliación con acotamientos a la carretera San Pedro-Ures como tantas veces se ha propuesto y que incluso son ocasionales banderas electorales de oportunistas al estilo de Lorenia Valles, quien por cierto, ya es algo similar a Javier Neblina con sus añejas alarmas. 

Pues no, porque para el año 2021 nos tendremos que contentar solo con la pavimentación de la carretera Agua Prieta-Bavispe; obras de pavimentación en Hermosillo y de infraestructura urbana con recursos presupuestados para el 2020 y párele de contar, faltando solo que se concrete el recurso federal para concluir con el nuevo Hospital de Especialidades y que se ratifique el subsidio al consumo doméstico de energía eléctrica. 

Lorenia Valles

Cierto que la SEDATU publicita su programa de inversiones en comunidades yaquis anunciadas desde el año pasado, pero la verdad, luego del paso de los meses hasta no ver no creer, aunque seguramente por motivos electorales a lo mejor algo hacen en los siguientes meses. 

Por lo demás, sigue el desorden y la intensa pugna interna de MORENA en el proceso para la renovación de su dirigencia nacional y no descarte usted que la presidencia de Alfonso Ramírez Cuéllar se extienda por lo menos hasta después del 6 de junio de 2021, cuando concluya el proceso electoral 2020-2021. 

Ya con un proyecto de sentencia listo que pide desechar la encuesta que lleva a cabo el INE, cuya primera etapa ya se realizó, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) decidió suspender este lunes, hasta nuevo aviso, la sesión donde decidiría sobre si se resuelve o no el sentido de ese proyecto de sentencia. 

El tribalismo exacerbado y la onda grupera en ese partido hacía fácil pronosticar que el trámite se empapelaría con impugnaciones, que a fin de cuentas fueron ocho los juicios de quienes fueron espulgados de la sobre el Conocimiento de los aspirantes en la sociedad, previéndose que en la siguiente etapa las impugnaciones fuera de parte de todos menos dos, el favorecido para la presidencia y la favorecida para la secretaría general. 

De concretarse la propuesta del magistrado Felipe de la Fuente Barrera, quiere decir que en Sonora se mantendrá con la carabina al hombro Adolfo Salazar Razo y que se mantendrá en la dirigencia estatal el pusilánime y timorato Jacobo Mendoza Ruiz. 

El solitario Carlos Navarrete

Y se nos habían quedado en el tintero el autodestape como aspirante del diputado Luis Armando Colosio Muñoz, a la gubernatura de Sonora por la vía independiente, como cereza del pastel de su gestión como presidente del Congreso del Estado que incluyó inesperada ceremonia de honores a la bandera para cerrar el mes patrio. 

Si bien hizo esas declaraciones, él mismo dio a conocer las dificultades y obstáculos que enfrentaría se entrarle a ese torito de la candidatura independiente, aunque asegura qué él sería la solución para que a Sonora le vaya bien, más o menos igual que las piezas expositivas del éste sí ya encarrilado como aspirante independiente, Francisco Arvayo Arellano. 

El que si se aventó soberano papelazo fue el diputado Carlos Navarrete, quien como presidente de la legislatura este mes de octubre, no se quedó con las ganas de encabezar en solitario el acto conmemorativo al 2 de octubre en la explanada de la astabandera del Congreso del Estado, evento al que ni sus ayudantes asistieron, pero eso sí, el que forzadito tuvo que ser parte de esa ocurrencia fue el Oficial Mayor, José Angel Barrios  

Powered by WPeMatico

Comentarios