Slider

Un equipo de investigadores ha desarrollado un dispositivo que será capaz de cargar un móvil de forma inalámbrica desde el otro lado de la habitación. Te contamos cómo funciona.

La carga inalámbrica de nuestros dispositivos resulta más cómoda y práctica que la carga por cable. La principal ventaja es que no tenemos que tener cientos de cables revueltos por la habitación, pero todavía queda mucho por hacer.

Y es que, aparte de que la carga por cable es más rápida, lo cierto es que la carga inalámbrica todavía no nos ofrece tanta libertad como podría. Para cargar nuestros dispositivos tenemos que colocarlos en la base de carga, lo que supone que no podamos usarlos con comodidad y que no nos podamos mover del sitio.

Llevamos años escuchando hablar de la carga inalámbrica a distancia, pero lo cierto es que a día de hoy todavía no se ha popularizado ningún cargador que pueda llevar a cabo esta tarea. Hemos conocido diferentes soluciones que permiten cargar la batería de los dispositivos de forma inalámbrica y sin contacto, como Pi Charging, pero en la actualidad no podemos encontrar estas plataforma de carga en las tiendas.

Ahora, una nueva investigación quiere avanzar en la tecnología de carga sin cables a distancia para poder cargar un móvil desde el otro lado de una habitación. El estudio lo ha llevado a cabo un equipo de científicos de la Universidad de Maryland (UMD) en colaboración con la Universidad de Wesleyan en Connecticut, que ha desarrollado una técnica mejorada para la transmisión de energía de largo alcance sin cables.

Estos investigadores han creado un dispositivo denominado anti-láser, capaz de transmitir energía a través de una habitación de manera inalámbrica y sin pérdidas. Su funcionamiento es el contrario al de un láser: mientras que éste emite partículas de luz o fotones, el anti-láser los absorbe con una gran eficiencia. Gracias a este principio, es posible cargar un móvil, un ordenador portátil y cualquier otro dispositivo a distancia y sin necesidad de cables.

Ahora ahora, los experimentos con esta tecnología habían encontrado diferentes obstáculos, pero en las últimas pruebas experimentales el equipo ha tenido éxito gracias a la aplicación de campos magnéticos para empujar a los fotones de una manera más agresiva.

Esto podría permitir el desarrollo de sistema de carga inalámbrica remota en cualquier entorno complejo, como un edificio de oficinas, con una eficiencia casi perfecta. No obstante, aunque la técnica es muy prometedora, los investigadores afirman que todavía queda mucho por hacer antes de alcanzar este deseado objetivo.

Fuente: computerhoy.com

Comentarios