De mujeres y vacunas.

92
0
Slider

Recientemente recordamos el día contra la violencia hacia la mujer, el pasado 25 de Noviembre. Y lo recordamos con hechos que lamentablemente aún no están resueltos para ellas. La penosa actuación de un municipio entregando palas a las madres buscadoras, las desapariciones constantes de jóvenes en Ciudad Obregón y feminicidios que por tema político, no se clasifican como tal.  Para colmo la mujer tiene que soportar enfermedades diversas como el cáncer cervicouterino, que ocupa el segundo lugar en cuanto a frecuencia de cáncer en mujeres en todo el mundo.

 El cáncer cervicouterino es una causa importante de mortalidad en esta población. Se ha visto una incidencia considerable en los últimos años. Se han realizado, también diversos estudios en los cuales se ha puesto en evidencia al Virus del Papiloma Humano como el factor causal más importante en el desarrollo de tumores genitales, además de orofaríngeas y verrugas. Actualmente se estima que 30 a 60% de la población ha padecido una infección por VPH y el riesgo de contagio de una mujer a lo largo de su vida es de 50 a 80%. Lo anterior motivó a que en 2006 se lanzara al mercado la primera vacuna contra el VPH, la tetravalente, que cubría los serotipos mas agresivos y que se relacionan con un peor pronostico. Posteriormente en 2010 se aprobó́ el uso de la vacuna bivalente y más recientemente en 2014 fue aprobada la vacuna nonavalente que protege contra los serotipos vacunales de la tetravalente más cinco serotipos mas. La primera vacuna en salir al mercado en 2006 fue la tetravalente (Gardasil 4) en un esquema de 3 dosis y únicamente para aplicar en mujeres. En 2009, se comercializa la vacuna bivalente (Cervarix) en un mismo esquema de 3 dosis, además este mismo año, después de varios estudios, la vacuna tetravalente fue aprobada para aplicar en hombres, y para 2011 ya estaba incluida en el esquema de vacunación estadounidense. Para el 2014, se aprueba la vacuna nonavalente (Gardasil 9), recomendada en un esquema de 3 dosis y aplicable a mujeres y hombres, cubre para los mismos serotipos que la tetravalente pero ahora añadiendo cinco mas, esta vacuna puede prevenir hasta el 90% de los cánceres cervicales, 70-85% de las displasias de alto grado y 90% de los verrugas genitales. En 2016, en la más reciente actualización, se recomienda aplicar 2 dosis de vacuna si ésta es puesta antes de los 15 años de edad, mientras, se debe aplicar 3 dosis si es después de los 15 años. ¿Por qué tan jovenes?, ¿Por qué no, aplicar mas dosis?, me comentan usualmente las madres de familia; la razón es que títulos de anticuerpos (defensas) han sido más altos para la vacuna nonavalente entre las personas de 9 a 14 años de edad que recibieron 2 dosis en comparación con las mujeres entre 16 a 26 años que recibieron 3 dosis, siendo similar para las demás vacunas (bivalente y tetravalente), además la inmunogenicidad no es menor con 2 dosis en comparación a 3 dosis. Se ha puesto en evidencia el uso de una única dosis, en los estudios, sin embargo, actualmente continúan los estudios sobre la aplicación de una dosis, que podría jugar un papel importante en la inmunidad de rebaño y la reducción de la enfermedad. 

Con base a las recomendaciones que brindan Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, el Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización y el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos, el grupo de edad objetivo para la aplicación de la vacuna es de 11 a 12 años en niñas y niños, sin embargo, también puede aplicarse desde los 9 años hasta los 26 años de edad, en ambos sexos, ya que estas son más efectivas cuando se aplican a una edad temprana, siendo su efectividad mayor antes del inicio de la vida sexual. Desde el inicio de su comercialización en 2006 se han producido más de 60 millones de dosis de la vacuna contra el VPH, no hay datos que sugieren efectos adversos severos asociados a la vacunación y los resultados de ensayos clínicos previo a su comercialización y estudios de la Organización Mundial de la Salud basados en gran cantidad de evidencia confirman de que son bien toleradas y tienen un alto perfil de seguridad. No están contraindicadas en pacientes inmunocomprometidos pero su respuesta es menor en comparación con la población general. No obstante, debido a falta de estudios en el embarazo, no se recomienda colocar durante la gestación pero sí se puede vacunar a mujeres en periodo de lactancia. A pesar de que ha disminuido la incidencia de enfermedades causadas por el virus del papiloma humano gracias al desarrollo y la aplicación de la vacuna, estos datos podrían ser mucho más favorables, ya que aunque se conocen los beneficios de su uso, la falta de información, cultura o creencias acerca de la vacunación contra el VPH, podrían estar en relación con porcentajes bajos de vacunación a nivel mundial. 

Dr. César Álvarez Pacheco

cesar_ap@hotmail.com

@cesar_alvarezp

Huatabampo, Sonora.

Comentarios