previous arrow
next arrow
Slider

La Casa Blanca está evaluando seriamente la posibilidad de exigir a los empleados federales que demuestren que se han vacunado contra el coronavirus o que se sometan a pruebas periódicas y usen cubrebocas, un cambio potencialmente importante en la política que refleja la creciente preocupación por la propagación de la variante Delta, que es más infecciosa.

La posible obligación de vacunación para los empleados federales -independientemente de la tasa de transmisión en su zona- es una de las opciones que está estudiando el gobierno de Biden, según una persona familiarizada con los planes que habló bajo condición de anonimato para comentar las deliberaciones que aún no se han hecho públicas.

Comentarios