previous arrow
next arrow
Slider

En el marco del convenio suscrito el mes pasado, entre la Secretaría de Cultura del Gobierno de México, a través del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), la Sociedad Histórica de Arizona y la Diócesis de Nogales, el pasado 26 de agosto se realizó el acto oficial de entrega de dos bienes culturales a México: una pila bautismal y su aspersor de agua bendita, del siglo XVIII, pertenecientes a la Misión de Caborca, Sonora.

La entrega oficial de estos bienes a nuestro país se llevó a cabo en un acto celebrado en el Consulado de Tucson, Arizona, en Estados Unidos, en la que participaron el director administrativo de la Sociedad Histórica de Arizona, Bill Ponder; el coordinador nacional de Museos y Exposiciones del INAH, Juan Manuel Garibay López; el director del Centro INAH Sonora, José Luis Perea González, y el cónsul general de México en Tucson, Rafael Barceló Durazo, como garante de esta entrega.

La pila corresponde a una pieza bautismal fabricada en el siglo XVIII, forjada en cobre, ovalada, con diseño multilobulado en floriforme, está grabada y pintada a mano en rojo y blanco, con motivos diversos de pétalos verdes y naranjas; contiene una tapa y un cerrojo de hierro remachado en forma de lágrima, cuyo uso principal se dio en el siglo XIX, como receptáculo de agua bendita en la antigua Misión de Caborca.

El otro bien cultural, complemento de la pila, es un aspersor de agua bendita, fabricado en cobre en el siglo XIX, con un asa para facilitar su uso dentro de las actividades que realizaban los clérigos; también fue labrado a mano.

Comentarios