Slider


A como se ven las cosas en el movimiento No al gasolinazo, al menos en Hermosillo, no requieren que el gobierno reprima o infiltre para dividirlos y dispersarlos.

De hecho los principales enconos entre quienes se asumen dirigentes de este movimiento que inicialmente surgió con un carácter eminentemente ciudadano, han surgido por la intromisión de varios partidos políticos a través de gente muy identificada con el PAN, Morena, Movimiento Ciudadano y en menor medida el PRI.

Y ahora hasta cristianos le han entrado al ajo.

Cabe precisar que la pretendida ‘ciudadanización’ del movimiento y su repudio a las siglas partidistas encierra una paradoja, pues incluso aquellos hombres y mujeres que militan en los partidos son, antes que nada, ciudadanos con sus derechos a salvo, entre ellos, el de manifestarse públicamente.

La exclusión y satanización de algunos de ellos, a fin de cuentas, debilita al movimiento, pero su permanencia despierta muchas sospechas entre algunos liderazgos y en no pocos ciudadanos auténticamente libres de siglas partidistas.

Otra cosa son los ajonjolíes de todos los moles; provocadores y destrampados, proclives a violentar las manifestaciones pacíficas y a enemistar al movimiento en su conjunto, con otras fuerzas que podrían ser aliadas e incluso contra los representantes de medios de comunicación, a quienes han llegado a amenazar públicamente. Y para continuar con las paradojas, esos lorenzos son precisamente quienes mejor están ubicados como enviados de personajes tan siniestros como el diputado panista Javier Dagnino.

Esa satanización de los partidos políticos y sus representantes ya llevó a un grupo de participantes en las manifestaciones, a desprenderse del grupo. Se trata de un contingente de jinetes provenientes de la zona rural oriente de Hermosillo, que ayer cabalgaron por las calles de la ciudad y emitieron un posicionamiento en el que anuncian su salida del movimiento No al gasolinazo.

A nombre de esos jinetes habló el señor Francisco Javier Gudiño, quien sostuvo que abandonan las filas de ese movimiento por la infiltración que han hecho los partidos políticos y líderes sindicales, y que llamarán a la sociedad civil a manifestarse de manera independiente. Lo curioso es que estos jinetes también han sido señalados como gente a la que el mismo Dagnino ‘pilotea’.

Por si algo faltaba, en la mezcolanza de participantes ya apareció hasta el elemento religioso, con la presencia de Ramiro Rendón Peñúñuri, presidente de una agrupación conocida como Cristianos por Sonora, que desde 2011 mantuvo una relación muy cercana con funcionarios padrecistas, como José Inés Palafox Núñez, Pancho Platas y Célida López, con quienes pactaron apoyos financieros para realizar obras de remodelación en iglesias y templos cristianos. También publicaban una revista (ignoro si aún la editan), para promocionar candidatos, sobre todo del PAN.

Se le ubica como un operador del ex alcalde Alejandro López Caballero para la promoción político-electoral entre los cristianos. Se presume que durante la administración municipal pasada recibía apoyos del alcalde, lo mismo que del anterior, Javier Gándara Magaña.

En la manifestación del domingo pasado, apareció al lado de Alfonso Canaan y otros, enfrentando y provocando violentamente a los trabajadores que instalaban un templete en las escalinatas del Congreso (Ver imagen que ilustra esta columna).

O sea, eran muchos y parió la abuela.

II
Ni habíamos tenido chance de comentar las peripecias de la gira a la que el fin de semana anterior fuimos invitados por el dirigente estatal del PRI, Gilberto Gutiérrez Sánchez, por los municipios sureños de Álamos, Etchojoa, Navojoa y Huatabampo, y en la que se tomó protesta a los nuevos dirigentes locales.

Fue un periplo sobradamente grillo, ya que la renovación de mandos municipales usualmente es antecedida de un intenso cabildeo con las diferentes corrientes y grupos que existen al interior del tricolor, y que desde los puestos de mando consideran que tendrán mano en los procesos de selección de candidatos a alcaldías y diputaciones locales.

Donde las cosas están más ‘calientes’ es en Navojoa y Huatabampo, donde los grupos locales lograron alcanzar acuerdos para renovar las dirigencias, pero mantienen diferencias que conforme avance el calendario electoral podrían agrandarse ya que las candidaturas son pocas y los tiradores, muchos.

En Navojoa, por ejemplo, asumió la dirigencia Remedios Pulido. Esta dama es de la cuadra de Alberto Natanael Guerrero, mejor conocido como El Pitillo, quien fue la primera baja en el gabinete de Claudia Pavlovich, donde fungía como subsecretario de Gobierno.

Durante el pasado proceso electoral, fue hecha candidata por el entonces alcalde (o sea el mismo Pitillo), el priismo navojoense se dividió y pujó para nombrar a Gustavo Mendívil Amparán como candidato, lo que finalmente lograron, pero la campaña ya estaba adelantada y no le alcanzó para ganar, ya que tuvo más votos el candidato del PAN, Raúl Silva Vela, un ex priista que abdicó del tricolor varios años atrás, precisamente cuando no fue favorecido con la candidatura.

En Navojoa se cuentan al menos cinco grupos internos en el PRI, y todos la quieren para sí. En Huatabampo las cosas no son muy diferentes, aunque allá los principales grupos en contienda son dos: el que encabeza el alcalde Heliodoro Soto, y el del diputado federal Próspero Ibarra.

Hasta ahora, Gutiérrez Sánchez ha operado la renovación de mandos en un ambiente de consensos, y los eventos de toma de protesta estuvieron muy concurridos en todos los municipios, contando con la presencia de los factores de poder locales, pero también de una militancia realmente participativa, que llenó los auditorios en todos los casos.

Veremos qué pasa.

III

No deje de leer, en este su portal favorito, la entrevista que le realizamos al doctor Fernando Monroy Araux, director General del Seguro Popular en Sonora, un organismo recientemente descentralizado que, para no variar, también fue dejado en ruinas por la anterior administración estatal, y que poco a por ha venido recuperándose gracias al excelente trabajo de coordinación con la Secretaría de Salud a cargo del doctor Gilberto Ungson Beltrán.

El descuido, las omisiones y hasta las machincuepas para contratar personal que en realidad era asignado a las campañas político electorales de los candidatos del PAN en 2015 provocaron que la afiliación y reafiliación se fueran abajo y, como ese es uno de los criterios que considera la federación para asignar recursos, la consecuencia fue que para 2016 el presupuesto se les redujera en 30 millones de pesos.

Para 2017 se preveía una nueva reducción de al menos otros 40 millones de pesos, pero gracias al intenso trabajo que le ha impreso la nueva dirección, se consiguió que el presupuesto quedara en 640 millones. No les dieron más, pero tampoco les quitaron y en las actuales condiciones, eso puede ser considerado un alivio, considera el doctor Monroy.

El Seguro Popular atiende a más de un millón 200 mil personas en Sonora; tiene cobertura total para enfermedades en niños y ya integra atención para enfermedades catastróficas: cáncer, alteraciones cardiacas, gastrointestinales, entre otras. Además cuenta con programas de prevención interesantes.

Es necesario, sin embargo, intensificar los trabajos de afiliación, reafiliación y depuración del padrón, para poder bajar más recursos del gobierno federal y así mejorar el servicio.

Pero mejor consulte la entrevista completa en http://www.elzancudo.com.mx/vernoticias.php?artid=10451&categoria=1

También nos puedes seguir en Twitter @Chaposoto

Visita www.elzancudo.com.mx

Comentarios