Slider

En diversos espacios informativos de televisión, radio, prensa y redes sociales se han hecho sondeos entre la comunidad estudiantil universitaria, para conocer sus opiniones sobre la sucesión del rector en la Máxima Casa de Estudios. Llama poderosamente la atención el precario nivel de conocimiento al respecto.

Difícilmente algún estudiante puede citar al menos tres de los 14 nombres que integran la lista de aspirantes a suceder a Heriberto Grijalva Monteverde en la oficina más refrigerada del edificio principal, y muchos hay que no conocen siquiera a uno de ellos. Sería una quimera pensar que alguien recuerde alguna de las propuestas que han venido haciendo.

No se le pueden regatear esfuerzos a la autoridad universitaria en materia de difusión: prácticamente todos los medios externos han recogido los planteamientos de todos los aspirantes; ellos mismos, los han externado a través de sus cuentas en redes sociales y la propia Junta Universitaria creó espacios exclusivamente para mantener informada a la sociedad, y particularmente a la comunidad universitaria, de las diferentes etapas del proceso, los tiempos y los mecanismos, así como las propuestas que están a escrutinio público.

Sin embargo, fuera del ‘círculo rojo’ que tradicionalmente participa de manera activa en los procesos sucesorios, y donde se han dado hasta con la cubeta, el resto de la comunidad universitaria aparece apática, desinteresada, cual si se sintiera ajena a lo que sucede, lo cual no es tan extraño, considerando que la decisión final recaerá nuevamente en los 15 notables que integran la Junta Universitaria. El resto de la comunidad tiene voz pero no voto.

O para ser más preciso, también tiene voto, toda vez que hay un sitio web desarrollado ex profeso para que todos manifiesten allí sus preferencias, mismas que, lamentablemente, son como los exhortos de los diputados, que recogen la voluntad popular y la lanzan al aire con el mismo efecto que las campanadas llamando a misa.

Algo debe estar pasando entonces en este proceso sucesorio, que no ha logrado levantar el interés de los universitarios en general, aunque sí ha desatado las pasiones entre los grupos que tradicionalmente se disputan el mando en la Máxima Casa de Estudios, incluyendo desde luego a las expresiones políticas que desde el gobierno y los partidos políticos son parte activa, abierta o soterradamente.

Lo cierto es que este viernes la Junta Universitaria decidirá a los primeros finalistas de una lista de 14 aspirantes, a saber: Fermín Machado, Héctor Francisco Duarte, Luis Alfonso Ruiz, Jorge Sáenz Félix, Ignacio Lagarda, Joel Enrique Espejel, Etty Haydeé Estévez, Ezequiel Rodríguez, Amelia Iruretagoyena, Raúl Guillén López, Rafael Ramírez Villaescusa, Aquiles Fuentes Fierro, Enrique Velázquez y Juan Bautista Lagarda.

En esta primera criba, sólo seis de ellos pasarán a la semifinal, luego tres a la final y por último, la Junta decidirá quién es el relevo de Heriberto Grijalva para un primer periodo de cuatro años con opción a una reelección.

No obstante la apatía de la comunidad universitaria, el proceso no ha estado exento de sobresaltos, zancadillas, golpes bajos y campañas negras, que incluyen la judicialización del tema y el traslado de lo político-administrativo a la fría y siniestra barandilla.

El espacio aquí es corto, pero aprovecho para invitarlos mañana al filo de las seis de la tarde, para que sintonicen el 101.1 FM de su radio, para escuchar el programa Ecos Noticias que atinadamente dirigen los colegas y amigos Jesús Olivas y Alfredo Ochoa. Este viernes tendrán una mesa de análisis en la que estaremos como invitados Fernando Oropeza, Conrado Quezada y Yolanda Vargas Dulché.

Ahí los esperamos.

II

Y a propósito de exhortos y llamadas a misa, ya se está organizando un bonito certamen para elegir de entre la muy nutrida lista de llamados a diferentes autoridades de todos los órdenes de gobierno, al que reúna los mejores atributos: fundamentación, contundencia, visceralidad, congruencia y desde luego, inutilidad.

Otro de los atributos que debe tener el exhorto ganador, es la eficacia y la eficiencia para mantener engatusada a la delegación Cruz del Norte que mantiene tomado el auditorio del Congreso del Estado, vitoreando la victoria que representa para su ‘movimiento’ cada exhorto: ya para destituir a Peña Nieto, ya para revertir las reformas estructurales, ya para eliminar el IEPS, ya para incrementar los salarios mínimos, ya para que Trump detenga la construcción del muro, para el alto a la guerra en Siria, para que el papa excomulgue a unos cuantos periodistas sonoreses y así,

Por lo pronto, ya se está preparando un exhorto a la fábrica de uniformes escolares, para que confecciones unas pocas de camisas de fuerza que sin duda serán indispensables una vez que el ‘movimiento’ desaloje el auditorio y se vaya cantando sus grandes logros por toda la Tehuantepec, para doblar en Reforma, agarrar la Colosio y volver al lugar de donde nunca debieron salir algunos de sus dirigentes.

En fin…a Nieto, ya para revertir las reformas estructurales, ya para eliminar el IEPS, ya para in

III

Pues como no hay fecha que no se cumpla ni toma de protesta que no se llegue, ayer por la tarde levantaron la manita para protestar como nuevos dirigentes del PRI en el Hermosillo, Edgardo Briceño en la presidencia y Claudia Cano Vivero en la Secretaría General.

Esto forma parte del proceso de renovación de mandos que el dirigente estatal Gilberto Gutiérrez Sánchez viene desarrollando por todo el estado, reestructurando las dirigencias locales después de un no siempre terso cabildeo con las corrientes internas que tienen en la mira la elección 2018 y desde luego, la definición de candidaturas.

En el caso de Hermosillo había varios tiradores (y tiradoras) para ese encargo, entre quienes se cuentan algunos perfiles con acreditada experiencia, aunque por lo mismo, muy identificados con la ortodoxia política que, en todos los partidos, ha llevado al distanciamiento con la sociedad civil, con los ciudadanos más comunes que corrientes.

En el caso de Edgardo Briceño y Claudia Cano, se trata de personas que quizá no acrediten abultados currículum en cargos de dirección partidista, pero suplen eso con un trabajo de tierra más cercano a la gente, en la gestión de sus necesidades cotidianas.

Desde luego, lo que les espera está muy lejos de ser un día de campo, pues tienen enfrente un proceso electoral que coincide con el relevo en la presidencia de la República, lo cual siempre aumenta la efervescencia política, lo que cobra especial relevancia en la capital del estado donde habrán de enfrentar a una oposición panista muy competitiva, que de hecho ha gobernado Hermosillo en 15 de los últimos 19 años.

Fácil, pues, no la tienen.

También nos puedes seguir en Twitter @Chaposoto

Visita www.elzancudo.com.mx

Comentarios