Slider

A través de redes sociales, usuarios compartieron el caso de estegato llamado Antonio, que estaba a punto de perder la visibilidad si es que no era intervenido quirúrgicamente.

Antonio el gato, nació con microftalmia en su ojo derecho y por ello nunca pudo ver; pero su otro ojo ahora también se encuentra en peligro, lo que indica que podría quedar.

Entonces su dueña Jimena Ortiz, al no tener dinero para la cirugía, se las ingenió a fin de reunir el costo de la misma, y puso manos a la obra vendiendo cupcakes en un parque de la CDMX.

Comentarios