Slider
Bernardo Elenes Habas

La batalla comenzó en Sonora, es sin tregua.- Las cartas se ponen sobre la mesa; la forma define como fondo en la lucha frontal de actores políticos, a Ernesto Gándara y Alfonso Durazo.- Aunque, por supuesto, el programa registrará a más protagonistas.

Bernardo Elenes Habas

En Sonora, se acabaron las presunciones político-electorales.

Las cartas comienzan a ponerse sobre la mesa, y hasta por debajo.

Los actores que pretenden la candidatura para navegar la barca gubernamental durante el sexenio 2021-2027, incluyendo a partidos, grupos de interés y arraigados cacicazgos que pululan en ese tejido, sólo tienen como límites los tiempos y condiciones que establece el Instituto Estatal Electoral, dadas a conocer en su calendario, luego de ponerse en marcha oficialmente el proceso, el pasado 7 de septiembre.

A eso se debe que los protagonistas de la política y del poder, repasen sus agendas, mismas que fueron activadas meses atrás, y ahora fortalecen con el manejo mediático, disparando los equipos de apoyo de los pretensos las primeras descalificaciones muy directas contra sus adversarios.

Tal es el caso de cofradías sonorenses de arraigo, como el grupo Bours, cuyos integrantes patean duro a su antiguo pesebre, el PRI, incluyendo en ese golpeo a quien aún queda dentro de sus filas –Eduardo-, que lanza cuestionamientos frontales con la franqueza que le caracteriza, en contra de Ernesto Gándara, a quien no concede valores para ser gobernador de Sonora, por no haber cumplido la palabra que le empeñó.

Es decir, El Borrego no respetó el compromiso de obediencia ciega a un gobernante, y atendiendo el reclamo de su gente se declaró en rebeldía y fue capaz de enfrentar a Alfonso Elías Serrano, en el proceso interno de precandidaturas por Sonora, que me tocó cubrir como reportero, en 2009.

Aunque ese dardo envenenado que sale ahora a flote contra Ernesto, tiene varias lecturas.

Una de ellas deja percibir que las descalificaciones se deben a que a Gándara Camou se le abren, ahora sí, las alternativas de ir como abanderado priísta y con muchas posibilidades de convertirse en gobernador, pese a resabios de cacicazgos sonorenses y al poderío oficial nacional que apuntala las pretensiones de Alfonso Durazo.

Sonora, pues, puede transformarse en una ínsula que no admita influencias extrañas, debido a la politizada conciencia de sus habitantes, quienes exigen candidatos con raigambre, que conozcan la realidad de sus comunidades, los anhelos de progreso de su gente, la apertura de oportunidades a la presencia activa y dinámica de su juventud, la construcción de nuevos horizontes donde todos quepan, donde todos valgan, todos sean respetados, sin odios y divisiones, bajo las premisas de justicia social, seguridad, salud, educación, empleo.

En 1967, don Faustino Félix Serna hizo valer el enunciado de su campaña y determinación para convertirse, tras terribles y violentas acciones de la oposición incrustada en su mismo partido y por fuera, con la bandera de Formidable Futuro Sonorense.

Alcanzó ese logro, rebasando a varios antagonistas, especialmente a Fausto Acosta Romo, sonorense que había pasado toda su vida en el DF, y pretendía imponerse con el apoyo de fuerzas políticas de la época, utilizando en su proyecto el emblema de Firmes A tu Regreso, como sucede ahora con el jefe de Seguridad Nacional de la 4T, Alfonso Durazo, a quien no le alcanza su biografía para definirse cien por ciento producto de este terruño de soles, desiertos, valles, sierras y esperanzas.

La batalla comenzó.

Tiene como límite el 6 de junio de 2021. Aunque se extenderá muchos años después, porque su desenlace, sea cual fuere, perdurará como leyenda rural y urbana…

Le saludo, lector.

Comentarios