Slider

Un grupo de activistas pertenecientes a la Red por la Justicia Climática ha ocupado la mañana de este jueves la sede de Amazon en Barcelona para protestar por el impacto ambiental de la actividad de la compañía con motivo del ‘Black Friday’, que se celebra mañana y que multiplica las ventas online.

Los ecologistas, que también denuncian la “continua precarización de las condiciones de trabajo de la plantilla” de la multinacional, han dejado a las puertas de la sede cajas de cartón con distintos mensajes.

Desde la Red por la Justicia Climática denuncian que “los envíos individuales masivos, el embalaje excesivo y el transporte poco eficiente energéticamente”, entre otras cuestiones, hacen que la multinacional” generase 51,1 millones de toneladas de CO2 solamente en 2019.

Comentarios