Slider

En condiciones normales, estos insectos crean telarañas verticalmente asimétricas, con su eje ubicado más cerca del extremo superior, y durante el reposo permanecen con la cabeza hacia abajo. Por ese motivo, los investigadores suponían que la ausencia de gravedad debía afectar a su orientación.

Para comprobarlo, analizaron las imágenes de un experimento llevado a cabo a bordo de la Estación Espacial Internacional , durante el cual dos arañas”’Trichonephila clavipes”, aisladas cada una dentro de un compartimento separado, fueron observadas en el transcurso de dos meses y comparadas con otros dos ejemplares de control mantenidos durante el mismo periodo en espacios idénticos en la Tierra.

Los científicos observaron que efectivamente los arácnidos construían telarañas claramente más simétricas, pero solamente lo hacían en condiciones de oscuridad.

Cuando las arañas tejían estando la luz encendida, lo hacían con el centro desplazado hacia la fuente de iluminación y luego reposaban con la cabeza en la dirección opuesta.

Los científicos confiesan que este resultado fue una sorpresa para ellos, ya que la luz en ningún momento había sido parte del experimento.

“En ausencia de gravedad, la dirección de la luz puede servir como guía de orientación para las arañas durante la construcción de redes y mientras esperan a sus presas en el centro”, dijeron los autores de la publicación que se dio a conoser por la Estacion Espacial la cual es coordinada en Tierra por la NASA.

Comentarios