Poema de domingo.-

50
0
Slider
Bernardo Elenes Habas

Poema de domingo.- El tiempo se hace viejo. Sus vientos de enero saturados de nostalgia, recorren los surcos del recuerdo en el transcurrir de la vida y de la muerte. Asoma la bahía de Guaymas, sus muelles y su aroma a espigas de sal marina. Luego, el Valle del Yaqui, enciende con el sol redondo y colorado cayendo en la labranza, la fogata rural desbrozando caminos del ayer.

Él se llamaba Juan. Tenía por patria el mar y la sierra, cuando lo besaba la brisa salobre de la vida. Obedeció el rumbo de la rosa de los vientos, que lo trajo a Cajeme, donde aprendió la canción rural de los ejidos, y el rumor de una ciudad que abría sus ojos somnolientos al progreso.

Ahí, dejó semilla…

Bernardo Elenes Habas

SEMILLA

Yo provengo de ti,

soy tu semilla. 

Tu corazón latiendo

sin límites ni tiempo.

Yo vengo de tu ser,

de tus historias tristes,

de lámparas insomnes

llorando tu nostalgia.

De sentir en las manos

relámpagos de agosto.

De asomarme a los sueños

desde el sol de tu sangre.

Yo provengo de ti,

soy tu semilla…

Navegabas la vida

sin más Oriente que tus sueños,

sin más distancia

que tu nombre,

lanzando tus redes a los astros.

La noche jugaba

con tus manos,

aves acribilladas de lluvias

y de sombras…

Tu barca era tan sólo

la esperanza.

Desafiabas tiempos secuestrados,

horizontes inéditos,

gaviotas bebiendo el infinito

donde las constelaciones

trazaban tu ruta

hacia el principio

o el final

de la nostalgia…

Yo provengo de ti,

soy tu semilla.

—-o0o—-

Comentarios