previous arrow
next arrow
Slider

Una empresa israelí presentó el martes el primer bistec de costilla impreso en 3D, utilizando un cultivo de tejido animal vivo, en lo que podría ser un salto adelante para la carne cultivada en laboratorio una vez que reciba la aprobación reglamentaria.

Durante la pandemia la popularidad de los productos proteicos alternativos se ha disparado, lo que ha llevado a casi todas las multinacionales de la alimentación a apresurarse a sacar sus propias versiones al mercado.

La nueva tecnología de bioimpresión en 3D de Aleph Farms que utiliza células animales vivas en lugar de alternativas vegetales, permite comercializar cortes de músculo entero de primera calidad, lo que amplía el alcance de la carne alternativa en lo que se espera que sea una rica área de expansión para las empresas alimentarias.

Otras empresas se apresuran a captar lo que se espera que sea un fuerte apetito por lo que suele llamarse “carne cultivada”. BlueNalu, con sede en San Diego, ha anunciado su intención de sacar al mercado productos de mar basados en células en la segunda mitad de este año; Future Meat Technologies, con sede en Israel, y las empresas holandesas Meatable y Mosa Meat aspiran a tener productos de carne cultivada en el mercado para 2022, cada una con métodos propios de cultivo de tejidos cárnicos a partir de biopsias de animales vivos o sacrificados.

Comentarios