AMLO obligado a firmar carta a padres de familia.-

204
0
previous arrow
next arrow
Slider

AMLO obligado a firmar carta a padres de familia.- El regreso presencial a clases, cuando se vive una situación de excepción, debe ser responsabilidad directa de la estructura de Gobierno.- ¿Por qué fijar fecha estricta para retornar a las aulas, cuando se podría programar, primero, una amplia cruzada de vacunación para niños y adolescentes?

Bernardo Elenes Habas

Tiene que ser el Gobierno de la República, quien entregue obligatoriamente a los padres de familia que lleven a sus hijos a clases presenciales, un documento foliado, firmado y sellado que defina la responsabilidad oficial por la salud de los niños.

No al revés. De tal manera que los padres no sean quienes asuman responsivas, las que deben tomar única y exclusivamente los niveles gubernamentales, porque se trata de una emergencia, de una situación de excepción. 

Si el presidente de la República es el mayor interesado en el retorno a las aulas, “llueva, truene o relampaguee”, no tiene porqué derivar responsivas hacia las familias que de por sí bastante preocupadas están por la acometividad despiadada de la pandemia, el peligro de perder empleos, la situación desgastante de micro y pequeñas empresas abandonadas de la mano gubernamental, para cargar, también, con parte de la responsiva ante la incertidumbre de eventuales contagios en sus niños y adolescentes.

Se admite que en épocas normales, sin el peligro de pandemias asesinas, los padres respondan también a la responsiva compartida de enviar a sus pequeños a las aulas y apoyar, como siempre lo han hecho, en el desarrollo del calendario escolar, aportando el esfuerzo que como sociedad les corresponde.

Pero en estos momentos la situación es de emergencia, de vida o muerte, y por lo tanto es el Gobierno de la Cuarta Transformación, es Andrés Manuel López Obrador y no los funcionarios de “abajo”, quien está obligado a velar por la seguridad y la salud de su pueblo, llueva, truene o relampaguee. De lo contrario, quedará muy claro en el escenario nacional, que México carece de líder.

Simplemente aquí, en Cajeme, es notorio el deterioro que persiste en muchas escuelas, las que se encuentran abandonadas desde hace casi dos años, mismas que no garantizan un ambiente sano para la población estudiantil. Y para colmo, en el municipio de Etchojoa –me informan- seis maestros resultaron contagiados durante los días dedicados a rehabilitar planteles, pretendiendo dejarlos aptos para su reapertura el lunes 30 de agosto.

No es lo mismo plantear programas y soluciones a la problemática escolar agravada por el acecho del virus, desde atrás de un escritorio, o en el tinglado de “las mañaneras”, que constatar la realidad, tomarle el pulso a las comunidades, descubrir la incertidumbre, el azoro en los ojos de las madres, quienes se muestran inseguras porque presienten que una sombra terrible podría dañar a sus hijos, lo que haría se sintieran culpables…

Abrir las escuelas el 30 de agosto es un experimento cruel, porque no se está garantizando nada, sino lo que resulte…

Por ello, los padres deben exigir ante esta situación de emergencia, una carta por parte del Gobierno de la República y firmada por quien ordenó ese reinicio de clases en forma tan puntual, cuando aún tenía muchos días para utilizar los recursos gubernamentales y poner en marcha no solamente el funcionamiento idóneo de las aulas, sino esencialmente una campaña de vacunación dirigida a los niños para que la epidemia se atenúe en caso de que llegara a contagiarlos.

¿Acaso, el contagio de un escolar no desataría una cadena rápida y grave entre alumnos, maestros, administrativos, intendencia, familias, barrios, colonias…? Esto no es ser catastrofista, es llamarle por su nombre a la realidad…

Andrés Manuel López Obrador debe ser quien firme a los padres de familia de México esa carta-responsiva. Porque tomar la decisión del regreso a clases presenciales con el filo de la pandemia cayendo despiadadamente sobre las personas, no puede depositarse en los hombros de los ciudadanos y en la inocencia de los niños, sino del Gobierno, debido a que se vive una situación de excepción, como cuando se sufren tiempos de guerra… 

Al menos que ahora, la Patria de Juárez, Madero, Cárdenas, carezca de guía…

Le saludo, lector.

Comentarios