previous arrow
next arrow
Slider

Empacadora del Noroeste, visión de futuro.- El General Álvaro Obregón, creó hace 95 años, una empresa que funcionaba, producía y construía los puentes de la modernidad.- Necesario no dejar morir esos testimonios históricos que muestran la fortaleza de gigantes de sus constructores…

Bernardo Elenes Habas

Se extinguió un testimonio legendario que permanecía de pie, sobre el nacimiento de Cajeme.

Los vestigios de un tramo de la raigambre histórica de la comunidad, sucumbieron ante los embates de la Naturaleza, con los vientos y lluvias de la noche del 27 de agosto de 2021.

Empacadora general Obregon

Sí. El viejo edificio donde en 1926, el General Álvaro Obregón instaló con gran revuelo político y social, siendo Cajeme Comisaría, la Empacadora del Noroeste, llama encendida de emprendimiento y visión de futuro por un pueblo, no superada.

Ese edificio desaparecido que se ubicaba en las antiguas calles Nayarit (hoy Miguel Alemán y Sóchi, Nicolás Bravo), de ladrillo y mezcla, sin castillos y amarres estratégicos como se utiliza ahora, levantado desde andamios por la magia prodigiosa de albañiles anónimos que construyeron este pueblo, se suma a otros como la Catedral del Sagrado Corazón de Jesús, el Centro Escolar Cajeme, el Estadio Álvaro Obregón, la Concha Acústica, las escuelas Calleja, Fernando F. Dworak, Presidente Alemán, Rafael Campoy, entre otros, cuyos rostros les fueron borrados en su mayoría por la mano del hombre, dejando que su calidad de testimonios históricos se pierdan en el olvido…

empadora del NO gral Obregon (10)

Comenta el Primer Cronista de la Ciudad, Miguel Mexía Alvarado, en su libro Cajeme de Ayer, sobre la Empacadora del Noroeste: “Contiguo a los almacenes citados (también del ex presidente) el propio General Álvaro Obregón construyó exprofeso un moderno y funcional edificio para albergar allí la Empacadora del Noroeste, una de las industrias de más categoría en su género con que contaba México en el año de 1926. En esta fábrica se enlataban especialmente lo que las regiones del Yaqui y del Mayo producían entre legumbres y cereales, tales como el chícharo, ejotes, chiles, garbanzo, elotes, así como los jugos de las famosas toronjas de San Pedro; también camarones y los famosos ostiones de ‘Las Guásimas’ (municipio de Guaymas), considerados como los mejores del mundo y que han ido desapareciendo al igual que las caguamas (tortugas), por la indolencia de quienes explotan los criaderos y el descuido de las autoridades en la materia. Las latas de Empacadora del Noroeste llevaban la etiqueta de “Productos Alba”, con la efigie de Albita, una de las hijas del General Obregón. En la misma empacadora había una fábrica de jabón y una embotelladora de refrescos, esta última bajo el cuidado de Andresito  Verdugo y como administrador general de la empresa don Emilio Bórquez”.

La narrativa de don Miguel Mexía, abre la niebla de los tiempos y muestra la claridad de pensamiento, la visión del Manco de Celaya, en tiempos en que la comunidad era apenas Comisaría, como sus habitantes eran testigos de avances importantes de una semilla industrializadora para dar valor agregado a los productos que la tierra paridora de Yaqui y del Mayo producían…Lección que no fue aprendida del todo por quienes precedieron al General, en la línea de crecimiento de Cajeme hacia el futuro…

Se vuelve, sin duda, en una obligación para comunidades y sectores, no permitir que la historia prodigiosa del nacimiento de Cajeme se la lleve el viento de la indiferencia, sin dejar testimonios reales de lo que fue esta comunidad en sus inicios, más allá de pasiones políticas e ideológicas, sino pensando en que las actuales y las nuevas generaciones necesitan tener en sus manos y en su sentimiento la simiente de su identidad: de dónde vienen, cuáles son sus raíces y hacia donde conducirán ellos, este jirón de Sonora que fue tierra de gigantes…

Le saludo, lector.

Comentarios