previous arrow
next arrow
Slider

Sopesan en Rogelio, madera para conducir el PRI.- Tiempo de que los grupos permitan la unidad y den voz y decisión a su militancia desde los Comités Seccionales.- Deben admitir que el predominio de Morena y la 4T, no es pasajero, ni una moda política…

Bernardo Elenes Habas

Ante el inminente relevo en la dirigencia del Comité Directivo del PRI en Sonora, debe imponerse la reflexión, la inteligencia. Así lo comentan militantes de ese instituto político.

Royer

Debe darse paso a la madurez que propician las experiencias y los golpes sufridos en la vida. Señalan.

Esto significa que no existen condiciones en el tricolor, para que sus grupos pretendan medir poderíos -como tradicionalmente estaban acostumbrados-, en base a ambiciones políticas.

Sería un anacronismo que esas cofradías se situaran en el pasado. Épocas en que dichas fortalezas se imponían sobre cualquier signo o asomo de democracia, haciendo prevalecer en el reparto del poder político y público a los hombres únicos y providenciales, como lo definiera Plutarco Elías Calles, fundador del instituto en 1929, con el nombre de Partido Nacional Revolucionario. Precisamente para combatir a los caudillos.

Tan valiosas y aleccionadoras señales que les está dando la vida, las circunstancias y los hechos a la clase política priísta (no a sus bases, las más fieles y con arraigado sentido de pertenencia ideológica, que siempre han luchado desde dentro de sus siglas por una democracia participativa, sin ser escuchados), no deben ser ignoradas, bajo la mágica ilusión de que el predominio de Morena y la 4T es pasajero, y todo apunta mediáticamente que pronto sucumbirá.

Deberán entender los propietarios de mesones en Sonora, que desde el 2018 los cargos públicos se ganan en base a votos, sin importar nombres y apellidos, sino presencia, trazado humano y político de aquellos que alcanzan un lugar en las boletas electorales. De quienes tienen vocación para darle profundidad al contacto humano y saben llegar con limpieza al corazón de colonias, barrios, comunidades, mirando de frente a sus habitantes, convenciendo con palabra transparente desde el trazado sincero de sus liderazgos, caminando a ras de tierra, hombro con hombro con la gente y sus anhelos legítimos…

Bulmaro Pacheco

Y, partiendo de esa premisa, es lo que tiene que buscar el priísmo. No fijar derroteros para refundar a su partido. Sino inyectarle alma democrática, que es lo que le ha faltado siempre, ya que nació luchando contra los hombres únicos y providenciales, y lo sigue haciendo desde su célula básica, los Comités Seccionales, porque en ese tejido se siente la influencia y el poderío de caciques, sin permitir que entre en dicha estructura fundamental el viento limpio de la unidad plural, capaz de construir los puentes por donde transite con confianza y seguridad, el pueblo.

Bien me lo decía a mediados de agosto, un viejo priísta retirado de la actividad política, pero manteniendo una visión alta y crítica del partido al que no abandonó con el canto de las sirenas, y sosteniendo el convencimiento de que intentar refundar la declaración de principios y documentos básicos, no sería una varita mágica infalible para retomar caminos, con borrón y cuenta nueva:

-Lo que se requiere, es trabajo. Es darle su lugar a los mejores cuadros que guardan, no obstante las cruentas derrotas acumuladas, lealtad, sentido de pertenencia al PRI, del que no se avergüenzan, y reconocen que se puede remontar el camino perdido con labor consistente a nivel de tierra. Mostrando honestidad, apertura social en forma clara, firme, porque la montaña que hay que escalar no solamente es contra Morena y la filosa propaganda mañanera de AMLO, sino contra el pasado negativo de los gobernantes surgidos del priísmo, errores que se empeñan en restregar hasta la sangre, la 4T y Morena, echando tierra a las cosas positivas que, en honor a la verdad, son muchas.

Y, recalcaba en sus reflexiones:

Humberto Robles Pompa

-Falta, en el priísmo sonorense, en el sur y en el norte, entre los cabecillas de cofradías, esencialmente humildad. Calidad humana para reconocer cualidades en quienes no están dentro de su círculo de influencia. Y ese egoísmo ciego de PRI contra PRI, los ha conducido al fracaso una y otra vez, porque para definir candidaturas se imponen los más poderosos, aquellos que se conforman con sus triunfos de grupúsculos, aunque en la hora de la verdad, al enfrentar las batallas decisivas muestren su inmadurez, su inexperiencia, su carencia de siembra social partidaria…

Y, el mismo personaje (cuyo nombre omito, porque así me lo pidió), declaró no comulgar con los grupos poderosos que se han encargado de hundir a su partido, pero sí estar convencido de que en esos núcleos hay cuadros valiosos como Humberto Robles Pompa, Anabel Acosta, Alejandra González, David Palafox, Pascual Soto, Natalia Rivera, Bulmaro Pacheco, entre otros militantes.

Sin embargo, reconoció y dejó claro que existen personajes de excepción por su carisma, su huella política y humana comprobada, quienes podrían conducir al PRI en Sonora por una vía diferente a la del oprobio, el linchamiento consistente, la degradación y las consecuentes derrotas: Rogelio Díaz Brown.

Lo importante, pues, será la forma con que se determine quién dirigirá a ese partido, misma que reflejará si en verdad aprendieron la lección con que lo han azotado tiempo y circunstancias.

O, si están dispuestos a hundirlo para siempre en los polvos del olvido…

Le saludo, lector.

Comentarios