Estudio sugiere que los abejorros tienen sentimientos

101
0
Capturadepantalla2022-09-12alas043937
Capturadepantalla2022-09-12alas043937
previous arrow
next arrow

El hallazgo sugiere que, al igual que los humanos, los insectos también interactúan con objetos inanimados como una forma de juego

Cuando se ponen a prueba, las abejas han demostrado una y otra vez que tienen mucho más que ofrecer que polinizar, hacer miel y ser ferozmente leales a una reina.

Los laboriosos insectos pueden contar y alterar su comportamiento cuando las cosas parecen difíciles, y ahora algunos científicos dicen que hay pruebas de que también les gusta jugar.

Estudio

Un estudio publicado recientemente en Animal Behavior sugiere que, a los abejorros, cuando se les da la oportunidad, les gusta jugar con juguetes.

Investigadores de la Universidad Queen Mary de Londres realizaron un experimento en el que instalaron un contenedor que permitía a las abejas viajar desde su nido hasta un área de alimentación. Pero en el camino, las abejas podrían optar por pasar a través de una sección separada con un puñado de pequeñas bolas de madera.

Durante 18 días, los científicos observaron cómo las abejas “se esforzaban por hacer rodar bolas de madera repetidamente, a pesar de que aparentemente no tenían ningún incentivo para hacerlo”.

Hallazgos

El hallazgo sugiere que, al igual que los humanos, los insectos también interactúan con objetos inanimados como una forma de juego. También similares a las personas, las abejas más jóvenes parecían ser más juguetonas que las abejas adultas.

“Esta investigación proporciona una fuerte indicación de que las mentes de los insectos son mucho más sofisticadas de lo que podríamos imaginar”, dijo en un comunicado Lars Chittka, profesor de ecología sensorial y conductual en la Universidad Queen Mary de Londres, quien dirigió el estudio.

Estudios anteriores

Estudios anteriores han demostrado que los bichos negros y amarillos están dispuestos a aprender nuevos trucos a cambio de comida u otras recompensas, por lo que en este caso Chittka y su equipo se propusieron crear condiciones que eliminaran las variables externas. Se aseguraron de que las abejas se hubieran aclimatado a su nuevo hogar y que su entorno estuviera libre de estrés.

En un experimento, las abejas, que fueron rastreadas por edad y sexo, pudieron abrirse camino a través de un camino sin obstrucciones hasta un área de alimentación u optar por un desvío hacia una cámara con bolas de madera. Muchos tomaron el desvío.

El video muestra a los insectos regordetes aferrándose a las bolas (aproximadamente el doble del tamaño de las abejas) y maniobrándolas. En momentos más cómicos, algunas abejas parecían dar saltos mortales mientras se sujetaban. Otras veces caminaban en reversa, arrastrando la pelota con ellos, un movimiento poco natural para los abejorros.

“Hay muchos animales que juegan solo por diversión, pero la mayoría de los ejemplos provienen de mamíferos y aves jóvenes”, dijo Chittka.

Fuente: metroworldnews.com

Comentarios
Artículo anteriorAlerta en el espacio: el día en que un astronauta quedó flotando sin protección
Artículo siguienteDescubren que la lepra tiene el potencial de regenerar hígados en animales