Slider

La clase política aprieta el paso. En el País, en Sonora, en Cajeme. Nunca deja de estar activa, porque el movimiento continuo es parte de su genética. Toma constantemente el pulso de las cosas y las causas, para estar en primera línea. Para no perder oportunidades.

Sabe que el proceso electoral del 4 de junio próximo, donde se renovarán gubernaturas en el Estado de México, Coahuila y Nayarit, incluyendo 270 Ayuntamientos veracruzanos, se convertirá en un referente, un verdadero laboratorio de alternativas encaminadas a descifrar el enigma si en verdad la ciudadanía está dispuesta a cambiar las estructuras del País con su voto, o a continuar sujeta a las estrategias de siempre, del “tanto tienes, tanto vales”, siguiendo los designios del mejor postor.

El Estado de México se convierte en la pieza más emblemática de la actividad político-electoral, de los comicios que vienen. Porque los teóricos de esa actividad están manejando, prácticamente, principios esotéricos, es decir: Como es arriba, es abajo. Y prevén que el desenlace con los candidatos de lDenisse Navarro Leyva, Cajemeos diferentes partidos y sus alianzas, a saber: Alfredo del Mazo, PRI; Josefina Vázquez Mota, PAN; Delfina Gómez, Morena (el PRD no ha definido abanderado por ambiciones internas) principalmente, será la señal esperada para Vislumbrar triunfos y adelantar puentes sobre el contexto de la madre de todas las batallas por la Presidencia de la República en el 2018.

Pero, tan esperados desenlaces, permearán, también, hacia las luchas que ya sostienen todos los partidos, sus grupos de poder o cacicazgos en Entidades y Municipios como Cajeme, por ejemplo, donde se incluye la siembra electoral que realizan varias cofradías sociales y organismos civiles, quienes cotidianamente asoman sus rostros en plantones, marchas y protestas, para que se les tenga en cuenta ante posibles candidaturas partidarias, independientes, alianzas o proyectos emergentes, situación que no pasa desapercibida por la ciudadanía.

En Cajeme, pese a los desencuentros que pudieran tener los caudillos políticos incrustados en el PRI y PAN (el PRD se ha desdibujado lastimosamente en el Municipio; Morena no alcanza los niveles que tiene en otras Entidades; Movimiento Ciudadano sigue siendo un partido sin la estructura que justifique la fortaleza que logró durante las elecciones del 2015, en las que fue utilizado como bisagra a través de fuerte inyección que le aplicó el PRI para sus planes inmediatos), todo parece indicar que será de los Municipios donde se inaugure la Ley de equidad 50-50, con una candidata mujer y su posible triunfo, que evidentemente no será Anabel Acosta, por circunstancias de los nuevos tiempos y su carencia de trayectoria política y partidaria, considerando que hay otras féminas cuya siembra se vuelve evidente, con huella de trabajo en las calles, organizando actividades, cargando pancartas, ocupando puestos de acción Marcelo Calderoni, Cajeme 2no de ornato, entre las que se encuentra una Mujer de Cien que está en el ánimo de la gobernadora Claudia Pavlovich, es decir, Denisse Navarro.

Por lo demás, en la mesa de los repartos de candidaturas, no estarán fuera las propuestas que impulsen a políticos como Emeterio Ochoa Bazúa, Armando Alcalá, Abel Murrieta, Omar Guillén.

Y en el caso de la diputación federal 06, tendrán cartas fortalecidas en elementos como Marcelo Calderoni Obregón, Brenda Jaime, Kiki Díaz Brown, Adrián Manjarrez Díaz.

Las señales que se perciben e interpretan porque se mueven en el ambiente como el humo de los discursos y las acciones, diciendo que la lucha en el corazón del Valle del Yaqui será, nuevamente, entre PRI y PAN, partido que resurge de sus cenizas pese a la herencia maldita de Guillermo Padrés…

Le saludo, lector.

Comentarios