Slider

ÔÇó El legislador dijo que es lamentable que 6 de cada 10 hijos de padres divorciados hayan sufrido de algún tipo de ‘alienación parental’, y 2 de cada 10 hijos en matrimonios vigentes presenta inestabilidad emocional por el mismo factor.

Sanciones que incluyen hasta la pérdida de la patria potestad para aquellos padres divorciados que utilicen a sus hijos para denigrar o provocar rechazo hacia algunos de los progenitores, propuso ante el Pleno del Congreso del Estado, el diputado Omar Guillén.

El legislador priista presentó este martes una iniciativa con proyecto de decreto que reforma la Ley de Prevención y Atención de la Violencia Intrafamiliar, el Código de Familia y el Código Penal del Estado de Sonora.

“Con esta iniciativa buscamos proteger la salud emocional de los hijos, así como su derecho a desarrollar una convivencia paci╠üfica y permanente con sus progenitores”, mencionó Guillén Partida.

Dicha reforma, que se turnó a la Comisión de los Derechos de la Niñez, la Adolescencia y la Juventud, propone que los actos de alienación parental sean calificados como de violencia intrafamiliar, y por lo tanto, sean sancionados por Ley, dijo Guillén Partida.

Guillén Partida explicó que por alienacio╠ün parental se entiende la manipulacio╠ün o induccio╠ün que un progenitor realiza hacia su hijo, mediante la desaprobacio╠ün o cri╠ütica tendiente a obtener la denigracio╠ün exagerada y/o injustificada del otro progenitor para producir en el menor, rechazo, rencor, odio o desprecio hacia aquel.

El diputado señaló que las sanciones propuestas son: recibir tratamiento psicológico obligatorio, multas de 100 a 200 días de salario mínimo, y hasta perder la patria potestad de su hijo o hijos a los padres que incurran en este tipo de actos.

Sobre la manera de demostrar este tipo de casos ante la ley, Guillén Partida comentó que ya hay procesos normales que se siguen en los juzgados, como son testimoniales, grabaciones, o la propia declaración del menor.

Añadió que hay estudios sicológicos que se hacen en los tribunales, donde se desprende cuando el menor ha sido violentado sicológicamente por alguno de los progenitores.

Lo que se busca entonces –comentó-, es inhibir este tipo de conductas para que no se sigan dando estas consecuencias en los menores.

“Hoy levantamos la voz para que este tema se pueda discutir, analizar y, en su momento, aprobar aquí en el Congreso, pues se trata de un asunto muy serio que puede provocar en el menor involucrado deserción escolar, que incurra en el bullying, uso de drogas, depresión o hasta suicidio”, subrayó Guillén Partida.

EN NÚMEROS

7 mil 488 divorcios hubo en Sonora en el 2015

9 mil 279 en el 2016

85 por ciento de esas parejas divorciadas tiene al menos un hijo

60 por ciento de esos menores sufre de algún tipo de alineación parenta

Comentarios