Slider

Como parte de las tradiciones del Día de Muertos, más de 2 mil personas conocieron las “Leyendas Extraordinarias”, historias famosas del primer cuadro de Monterrey.

Alrededor de las 20:00 horas inició el recorrido por la calle Morelos, donde “El Sereno” recibió a los “forasteros”, quienes buscaban cruzar por la “peligrosa” noche del Día de Muertos, acompañados por la Catrina y el Catrín, los guías en su camino.

Acompañados de los historiadores Leonardo Hernández y Carlos Álvarez, “El Sereno” y los más de 2 mil asistentes fueron conociendo las leyendas de la calle.

Una de las leyendas fue la de Doña Mercedes, antigua vecina del Barrio Antiguo, quien era frecuentada por un fantasma que le pedía que desenterrara una herencia y se quedará con ella.

Entre esta y muchas otras historias, los asistentes disfrutaron de una noche entre gritos y sustos.

Al término del recorrido se llevó a cabo la inauguración del Foro Morelos, un espacio diseñado para presentar muestras artísticas y culturales, que brinde mayores atractivos a los turistas y visitantes que recorren el Barrio Antiguo.

Miguel Cantú, Subsecretario de Turismo de la Secretaría de Economía y Trabajo del Estado, destacó la importancia de reactivar el primer cuadro de la ciudad.

“Es muy importante impulsar actividades que promuevan las actividades culturales y artística que generen un incremento en la afluencia hacia el lugar, y así la economía de nuestros negocios, este Foro ayudará a que los vecinos del Barrio puedan presentar diferentes opciones de entretenimiento para quienes llegan al Estado”.

La fiesta siguió en el Foro Morelos con un panel de historiadores que relataron anécdotas de algunos vecinos, así como datos históricos y leyendas de municipios aledaños.

Además de la presentación “2 de Noviembre, Día de Muertos” donde niños de la Plataforma de Talento Artístico Roberto de la Vega participaron con bailables y canciones muy mexicanas para terminar con una degustación de antojitos mexicanos, café, chocolate y pan para los asistentes a cargo de Canirac.

Comentarios