Slider

En Silicon Valley están apareciendo investigadores y científicos preocupados por la situación global y han decidido usar la tecnología y la ingeniería, tal como en las películas, para reducir el impacto inevitable del ser humano en Polo Norte. El proyecto es conocido como Ice911 (formalmente Artic Ice Project) y su objetivo es implementar diminutas bolitas de vidrio hueco en lugares estratégicos del Ártico para evitar el deshielo.

La ciencia detrás de todo esto es que, aseguran los científicos, las perlas se pegan al hielo joven permitiendo que haya mayor reflexión del calor, por lo tanto menos calor impacta sobre el hielo, volviéndolo más voluminoso y resistente, permitiendo que se derrita más lento.

Ice911 cada vez está recibiendo mayor reconocimiento, pues sus resultados parecen alentadores. Desde sus inicios, durante los años 2013, 2017 y 2018 la organización tenía los permisos necesarios para la implementación del vidrio en hasta unos 17.500 metros cuadrados la primera oportunidad y luego cubrió unos 15.000.

Los planes a gran escala, buscan proteger hasta 100 mil metros cuadrados en los próximos años, pero su costo no será menor a unos cientos de millones de dólares.
Comentarios