Inevitables, las campañas de odio en Sonora.-

94
0
Slider
Bernardo Elenes Habas

Inevitables, las campañas de odio en Sonora.- El ambiente es propicio, porque a nivel nacional, desde hace dos años, se siembra el fanatismo ciego, que tal vez se revierta con una cosecha de tempestades, para quienes dividen y se consideran propietarios de la verdad.

Bernardo Elenes Habas

Inevitable.

Las campañas de odio nublarán el horizonte de Sonora, durante el proceso electoral que ya está en marcha.

Las señales son inequívocas. El encono político, la división se propicia desde “las mañaneras”, que definitivamente no es un espacio de información circular, sino trinchera de propaganda y de polarización entre los mexicanos.

Todo ello con el objetivo perverso de dividir para controlar. Para establecer las condiciones objetivas y subjetivas que permitan el manejo de las masas bajo la ambiciosa disyuntiva de buenos y malos. De liberales y conservadores. Etiquetando nuevos antivalores entre el pueblo, encaminados éstos a mover voluntades a capricho, con fe enfermiza, bajo el estigma de estás conmigo o estás contra mí.

Se trata, sin duda, de una siembra ciega de la semilla del fanatismo, pretendiendo cerrar alternativas de pensamiento, de libertad, de discernimiento entre la gente.

Pero la idiosincrasia de los sonorenses no entra en esas jaulas de intransigencia. Lo han demostrado, dándose los gobiernos que han querido, a pesar de que, ejerciendo esos valores cívicos, malos gobiernos y partidos les han frustrado, en muchas ocasiones sus anhelos.

Sin embargo, ha prevalecido la paciencia para cobrar facturas. Como sucedió cuando se rompió en el terruño la cadena de “dictadura perfecta” del PRI, y el voto ciudadano le brindó la alternativa al PAN, con Guillermo Padrés; aunque la sociedad activa y pensante se equivocó porque apadrinó un gobierno nefasto cuya sombra persiste y se mete, actualmente, entre las rendijas de Morena, no obstante Alfonso Durazo intenta sacudirse esa realidad, diciendo que no irá por la vida recogiendo cascajos.

Asoman, pues, las primeras pedradas anunciando las campañas negras. Y ha sido precisamente el aspirante de Morena a la gubernatura, quien, tal vez pretendiendo cobijarse en el adagio de los bravucones de callejón “el que pega primero, pega dos veces”, repartió proyectiles contra sus adversarios, sólo recibiendo respuesta de Ricardo Bours, perfilado por Movimiento Ciudadano; porque Ernesto Gándara El Borrego, mostró prudencia, guardando silencio, y con ello expresando hechura humana íntima, quizás dando su primera lección de cómo sería su comportamiento ante las adversidades de la crítica siendo gobernante: con respeto y tolerancia hacia los desbocados, pefilando fortaleza de estadista, y con ello, capacidad sobrada para conducir un pueblo, no por los caminos del odio y la violencia, sino de la inclusión y apertura para discernir diferencias a la luz de las leyes y la inteligencia.

Vienen, sin duda, tiempos preocupantes acuchillando el proceso electoral de Sonora.

Aunque, por encima de las descalificaciones cargadas de odio, como está de moda en la 4T, la única voz creíble y contundente, será la de los votos.

Las tempestades sólo serán recogidas como el cascajo, por quienes las siembren.

Le saludo, lector.

Comentarios