Ernesto Gándara, Alfonso Durazo, Ricardo Bours.-

192
0
Slider
Bernardo Elenes Habas

Ernesto Gándara, Alfonso Durazo, Ricardo Bours.- Hombres de carne y hueso, con virtudes, pasiones y errores, quienes aún no despiertan la emoción de los sonorenses.- Pese a los triunfalismos de algunos de ellos y las encuestas a modo, debe reconocerse que la ciudadanía está tomando con mucha madurez el proceso.

Bernardo Elenes Habas

Ninguno de los aspirantes confesos a la gubernatura de Sonora, ha podido encender, hasta el momento, el espíritu de la emoción participativa en la ciudadanía.

Es decir, Ernesto Gándara Camou, Alfonso Durazo Montaño, Ricardo Bours Castelo, cabalgan solamente animados por el maquillado júbilo de sus equipos.

Cierto, el trabajo de fondo –las campañas, pues-, no empieza. Aunque Durazo Montaño y Bours Castelo, intentan remover conciencias, despertar simpatías, sembrar constancia de su entusiasmo político, fincado en una supuesta preparación encaminada a abrir nuevos horizontes para Sonora. Pero esa chispa multiplicada mediáticamente, no alcanza a prender los ánimos ciudadanos, como sí ha sucedido en otros procesos.

Ernesto Gándara se ha mantenido sin aspavientos. Quizás midiendo los tiempos de la verdadera batalla que se presiente cruenta.

Aunque, no debe desdeñarse como factor de la falta de ánimo del electorado para que la llama se avive, la madurez de hombres y mujeres en edad de votar. Quienes guardan distancia. Sopesan condiciones. Deciden valorar, primero, la personalidad de los pretensos con la suma de virtudes. Pero también, con su trazo gris de arrebatos, incongruencias, ambiciones.

Tal vez por eso no asoman aún entre hombres y mujeres, sus inclinaciones por quienes buscan conducir los destinos de Sonora en el sexenio 2021-2027, donde se incluyen diputaciones federales, locales y alcaldías.

¿Acaso no están seguros ni convencidos los sonorenses, de la eficiencia de Alfonso como servidor público, y sopesan que su responsabilidad al frente de  Seguridad Federal, fue mediocre y fallida, sin atreverse a contradecir a AMLO? Y sacan como premisa, que si alguien que tuvo todo el respaldo del presidente de la República, y no pudo o no supo imponer su inteligencia, sus estrategias de fondo en el combate a la violencia y a los ríos de sangre que corren por el país, mostró con ello carencia de atributos y de carácter que lo reprueban para conducir los destinos de Sonora.

Esos hechos, sin duda, son analizados por los ciudadanos pensantes, bajo el silogismo de que quien tropieza una vez, seguirá cayendo ante la piedra de la incompetencia, siempre.

En el caso de Ricardo, la ciudadanía común tiene cierto su carácter y hechura de cacique. No olvida la forma en que su personalidad busca imponerse a como dé lugar en el ámbito político. Lo hizo en Cajeme hace 17 años, cuando su partido –PRI- había perfilado a Chayito Oroz para que fuese candidata a la alcaldía. Pero Ricardo se empecinó y movió su poderío para que no fuese así. Recuerdo bien, Chayito fue hospitalizada por el impacto emocional sufrido.

Algo parecido hizo con Dolores del Río, a quien le arrebató su antigüedad y trazado a favor de Movimiento Ciudadano en Sonora, y con el amparo de los santones de MC, la sacó, humillantemente del camino, aunque ahora se lava las manos.

Por lo que se refiere a Ernesto, los ciudadanos guardan dudas, porque demostró debilidad cuando fue sentado en sus aspiraciones por dos ocasiones dentro de la estructura del PRI, aunque tenía todo a su favor para haber logrado, con la fuerza de los votos libres, la gubernatura.

Muchos sonorenses creen que si alguien aprieta ahora y lo sacan del juego, El Borrego entregará sus armas, quemará sus naves, y quizás se siente en la banca  mágica de los resignados sin dar ningún tope, a esperar tiempos mejores…

Le saludo, lector.

Comentarios