Slider

Un nuevo estudio reveló que la miel de abeja de los Estados Unidos contiene rastros de radiactividad producto de la lluvia ácida de los años 50 y 60.

No obstante, expertos señalaron que los niveles de radiactividad no son peligrosos para la vida humana, por lo que no son motivo de preocupación, según la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés)

Científicos del College of William & Mary en Williamsburg en Virginia, Estados Unidos encontraron rastros de radiocesio, una forma radiactiva del elemento cesio, en la miel de abeja recolectada en la zona este de aquel país.

De acuerdo con los expertos, los rastros radiactivos en la miel de Estados Unidos son consecuencia de las pruebas de bombas nucleares realizadas en las décadas de 1950 y 1960.

Y es que a raíz de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos, la ex Unión Soviética y otros países detonaron cientos de ojivas nucleares en pruebas aéreas. Dichas bombas expulsaron radiocesio a la atmósfera superior y los vientos lo dispersaron por todo el mundo antes de que cayera del cielo en partículas microscópicas. 

Sin embargo, la distribución no fue uniforme, ya que según los investigadores muchas más precipitaciones cayeron sobre la costa este de Estados Unidos, debido al viento y la lluvia de la región.

Al caer el radiocesio a la tierra, las plantas pueden confundirlo con potasio, un nutriente vital que comparte propiedades químicas similares, ya que es soluble en agua.

Comentarios