previous arrow
next arrow
Slider

En los últimos 10 años, el número de nacimientos en México ha ido a la baja. Mientras que en 2010 se registraron en el país dos millones 643 mil 908 nacimientos, en 2019 hubo dos millones 92 mil 214, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Además, las mujeres mexicanas cada vez tienen menos hijos ya que la tasa de fecundidad global en 1999 era de 2.86, mientras que para 2019 se redujo a 1.88 hijos por cada mil mujeres.

A los argumentos ya usuales de las mexicanas para decir no a la maternidad, como la falta de recursos económicos o  estabilidad laboral, ahora se suman la pandemia, sus riesgos y el incremento del trabajo en el hogar no remunerado que ha implicado para las mujeres.

La pandemia también impactaría de otra forma en la maternidad mexicana, pues aunque más mujeres han optado por no ser madres, organizaciones alertan sobre el número de embarazos no deseados, debido a la falta de acceso a métodos anticonceptivos.

En noviembre pasado, el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) presentó el Informe Consecuencias Socioeconómicas del Embarazo en la Adolescencia en seis países de América Latina y el Caribe, en el cual alertó sobre un retroceso en el rubro a causa del coronavirus.

El reporte prevé un aumento en la Tasa Específica de Fecundidad Adolescente de América Latina y el Caribe, la cual pasaría de 61 a 65 nacidos vivos por cada mil adolescentes de 15 a 19 años.

En nuestro país, Conapo advirtió que el confinamiento puede derivar en que se registren 145 mil 719 embarazos adicionales a los que se esperaban entre 2020 y 2021, de los cuales 21 mil 575 serían en adolescentes.

Comentarios