La pandemia no perdona.-

196
0
previous arrow
next arrow
Slider

Vertiente julio 28 2021

La pandemia no perdona.- Retoma, en Cajeme, un ritmo de contagios igual o superior a los del año pasado, con cifras alarmantes de casos que oscilan entre los 103, 101, 104, 98, 89, desde el viernes 23, al martes 27 de este mes.- Muchos jóvenes llevan, irresponsablemente, el virus a sus hogares. 

Bernardo Elenes Habas

Se demostró que no eran tiempos para tentar a la suerte irresponsablemente, ante la irrupción de la pandemia del coronavirus en México, el 2020.

No obstante, llegó a expresarse con terquedad en esos aciagos días, que la pandemia era un mito. Manipuleos políticos para desestabilizar economías. Derrumbar gobiernos. O bien, que se trataba de una simple gripa, lo que no debía impedir que la gente saliera a comer a los restaurantes, a hacer su vida normal, como lo expresara el presidente de México.

Ahora, cuando el coronavirus ha cobrado miles de vidas y persiste con inflexibles mutaciones, obliga a la reflexión. A pensar en cuidarse y cuidar a los demás a partir del precepto de amarse a sí mismo. Porque solamente quien se ama y protege, tiene esa dimensión espiritual para hacerlo con su familia de sangre y su familia humana. 

Es preciso entender que son momentos para sumar. Para contribuir atendiendo con disciplina social y humana, las disposiciones de las autoridades de salud, quienes están ordenando el resguardo en los hogares. El no exponerse ni exponer a los demás convirtiéndose en portadores de la enfermedad.

Cajeme, de nuevo está en el eje del huracán, y tal vez se vuelva necesario, como se hizo en el 2020, ejecutar operativos de restricción en cuanto a movilidad, convivencia y actividades no esenciales, con días y horarios específicos.

Acciones que no se deberán confundir con un “toque de queda”, sino la suma de esfuerzos legales apegados a la declaración de emergencia de las autoridades sanitarias, motivando el resguardo domiciliario voluntario, y la observancia de medidas preventivas ante el crecimiento asombroso de la enfermedad, nuevamente.

Debe, sin duda, mantenerse el ánimo y la fe en alto, para cruzar una tormenta que no amaina y se vuelve más peligrosa.

Las medidas preventivas deben extremarse: lavado constante de manos. Aplicación de gel antibacterial. Uso de cubrebocas. Estornudo de etiqueta. Distanciamiento social. Y que una sola persona acuda a compras y servicios, para no exponer al resto de la familia…

Cajeme está registrando, en los últimos días, indicadores alarmantes de contagios, como ayer, martes 27, con 89. El lunes 26, 98. Domingo 25, 104 casos. Sábado 24, 101. Viernes 23, 103.

Se trata de señales dramáticas de alarma que deben hacer reaccionar a las familias, a los jóvenes, quienes también están resintiendo los estragos del virus y que, muchos de ellos, irresponsablemente lo están llevando a sus casas propiciando los contagios inesperados de sus padres y abuelos, y en algunos casos, construyéndoles el camino inesperado del adiós…

Le saludo, lector.

Comentarios