Slider

La mejor forma para contrarrestar la enemistad y ruptura que promueve Donald Trump entre Estados Unidos y los mexicanos, es el afianzamiento de alianzas y de compromisos compartidos desde una perspectiva regional, como lo hacen la gobernadora de Sonora Claudia Pavlovich y su homólogo de Arizona, Doug Ducey.

Con un intercambio multisectorial y una relación bilateral muy añeja, las relaciones entre Sonora y Arizona se cocinan aparte de la fluctuante relación de los Estados Unidos y México, lo cual resulta más notable a partir de septiembre del 2015 y más aún luego la agresiva catilinaria trumponiana que ve a nuestro país y a los mexicanos como los más grandes males del vecino país del norte.

Tanto la mandataria sonorense como el de Arizona no desperdician ninguna oportunidad para aprovechar la vecindad en el desarrollo de nuevas alternativas para el crecimiento económico, social, académico, científico y en fin, en todos los aspectos que intervienen en la relación e intercambio entre ambos Estados, tal como ocurrió en estos días, en el marco de la reunión que sostuvieron en Phoenix.

Claudia Pavlovich

Es evidente la amistad y la buena voluntad entre la gobernadora y el titular del poder ejecutivo de Arizona, quien a pesar de origen republicano luce muy distante de las posiciones belicosas, xenofóbicas y atrabiliarias del empresario devenido en presidente de los Estados Unidos, en una tendencia que luce creciente por todos los rumbos del territorio estadounidense, donde gobierno locales y regionales se deslindan de las decisiones y estupideces de su presidente.

Las cosas no están fáciles para el gobernador Ducey frente al poderío del Gobierno Federal y ante el notable espíritu revanchista de Trump, cuando además poco puede hacer para contrarrestar medidas en materia de aduanas, migración y protección de la frontera, arriesgándose además a recortes de fondos federales, por más que el influyente Senador y excandidato presidencial John McCain sea su aliado en Washington.

Pero como sea, esos problemas y circunstancia se irán enfrentando conforme se presenten, porque por lo pronto, mientras desde la presidencia gringa se cierran los espacios a todo lo que huela a México y a los mexicanos, entre los gobiernos de Sonora y Arizona se amplía la apertura y se afianzan alianzas y compromisos para beneficio mutuo, en lo que parece ser el territorio autónomo denominado Sonariz.

Doug Ducey

Y vaya que ambas economías son dependientes, cuando los ciudadanos de Arizona tienen como destino de playa el Mar de Cortés y miles de ellos viven plácido retiro en territorio sonorense, además de que no se concibe la existencia del comercio organizado y desorganizado de la mayoría de las urbes de ese Estado, sin la presencia de los consumidores de Sonora, en tanto que nosotros somos la base de millonarias inversiones generadoras de miles de empleos.

Esa es una relación que luce inquebrantable frente a los desplantes y odio irracional del presidente gringo, pero como sea, tanto la gobernadora Pavlovich como el gobernador Ducey deberán desplegar el máximo esfuerzo para no ser arrastrados en la escalada provocadora promovida desde Washington, porque por lo pronto, sabemos de docenas de otrora asiduos de la fayuca arizonense, que han suspendido sus viajes al otro lado de forma indefinida.

No tenemos reportes concretos sobre el flujo en los distintos pasos fronterizos entre Sonora y Arizona, pero sin duda los habrá en los siguientes días cuando este viernes inició un largo puente de profundo espíritu constitucionalista y que en otras épocas representó garitas congestionadas, pero que ahora pudiera no ser así a causa de los heridos en su dignidad por las ofensas de Trump o porque el dólar está muy caro y se prefiere hacer guardaditos frente a los malos tiempos que parecen venir.

Por lo demás, pronto el gozo se fue al pozo para la periodista Dolia Estévez, al darse como un hecho que desde su posición de corresponsal de la AP en Washington, consciente o no, fue una simple mensajera y rústico instrumento de halcones que rodean al presidente Trump, ansiosos porque en efecto se intervenga militarmente en México y a la vez ella, abanderar un antipeñismo trasnochado, en el marco de una mezcolanza al mas puro estilo fascista.

Dolia Estévez

De hecho, la conversación que atribuye la reportera a Peña y a Trump dejó de ser tema y es descartada de plano su existencia y más bien ahora se trata de reconstruir su credibilidad mediante la divulgación de otras filtraciones también malintencionadas y que obviamente no han sido corroboradas debidamente antes de ser publicadas como ciertas.

Lo asentado en los anteriores párrafos es manejado profusamente por connotados analistas y editorialistas de medios de comunicación de México y Estados Unidos, quienes han dejado en claro que ya de por sí la situación es dramática y riesgosa en las relaciones entre Washington y Los Pinos, para que haya quienes hagan el papel de tontos divulgando estulticias desde lo más conspicuo de la ultraderecha que arropa la naciente administración trumponiana.

Odracir Espinoza

Por lo demás, el despunte de amparos tramitados por integrantes de la bazofia padrecista no significa otra cosa que escuchan pazos en la azotea y que la Fiscalía Anticorrupción al mando de Odracir Espinoza o la PGR les pisa los talones.

En los últimos días, de acuerdo a los puntuales reportes de Ricardo Margáin, solicitaron ese recurso de protección Liza Lilette Ortiz, hija del Bolonias lépero de siete suelas ex titular de la Sagarhpa, José Ernesto Dagnino Acuña, cuñado del entabicado en el Reclusorio Oriente, así como también lo hizo el conocido hampón que ahora quiere hacerse pasar por luchador social, Martín Alfonso Cannán, además de otro de similar calaña, Francisco Bueno, esperándose como inminente el que también lo haga Carlos Tapia Astiazarán.

Carlos Tapia Astiazarán

Miren, además de las imputaciones de orden federal, no digan que aquí lo leyeron, pero en la FAS ya se tienen listas las consignaciones y está por solicitarse órdenes de aprehensión contra Jorge Morales, Mario Cuen, Carlos Villalobos, Marcos Noriega, Enrique Martínez Preciado, Rosela Pompa Padilla, John Swanson, Douglas Alejandro Dueñas; Luis Alberto Sotelo, Fernando Miranda, Elizabeth Eugenia Reynoso y Raúl Enrique Romero o sea, no tardan en aparecer en juzgados buscando un amparo

Comentarios