Slider

América Latina supera barreras ideológicas y en diversos países se han sumado fuerzas políticas con visiones distintas y un solo proyecto de país, lo que puede generar una forma distinta de hacer gobierno con la suma de visiones, encontrando un camino, una orientación”, afirmó el presidente de la Junta de Coordinación Política, Marko Cortés Mendoza (PAN).

Durante la presentación de los resultados de la encuesta INTAL-Latinobarómetro 2017, el legislador señaló que tanto en México como en otros países de la región, el próximo año habrá cinco elecciones presidenciales “y en más de un país hay alianzas de este tipo, hay suma de esfuerzos para derrotar a quien en ese momento gobierna”.

Reconoció que ésta es una época de proclividad a la transición en el gobierno y el poder. “lo hemos visto en todo el mundo y el año entrante en México tendremos la elección más concurrida, porque se elegirán más cargos de elección popular que nunca”, lo cual puede ser un parteaguas que puede lograr una alta participación de la sociedad, un alto interés en ella “y que, de forma disruptiva, podamos conducir nuestro país”.

En el evento organizado por el Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública (CESOP) de la Cámara de Diputados, destacó que en los países latinoamericanos hay gran molestia social e inconformidad con la clase gobernante, las instituciones, los partidos y la misma democracia “que no ha logrado satisfacer ni resolver”.

Recordó que desde hace cuatro sexenios, en México ningún partido tiene mayoría en el Congreso, lo que complica la gobernabilidad, la transición y los acuerdos. Al inicio de la actual administración hubo reformas estructurales a la Constitución, pero sólo fue una “buena intención de arranque”, pues se complicó la implementación por falta de un gobierno de coalición que permitiera tener mayoría de forma colegiada con un proyecto común.

A su vez, el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores, diputado Víctor Manuel Giorgana Jiménez (PRI), señaló que los análisis de las encuestas permiten interpretar mejor la realidad, “y saber cómo estamos respecto a otros países en diversos temas, para referenciarnos y conocernos mejor en Latinoamérica”.

Manifestó su interés en estos resultados para poder formular iniciativas que perfeccionen el marco jurídico en el orden internacional e hizo votos por que faciliten un entendimiento cabal entre los países latinoamericanos y reforzar acciones legislativas que permitan avanzar.

El presidente del Comité del CESOP, diputado Gerardo Gabriel Cuanalo Santos (PAN), expresó que México y América Latina enfrentan grandes retos y un deterioro institucional que afecta la percepción de la democracia por parte de la sociedad, por lo que “la gran tarea es fortalecer a las instituciones alejándonos de las figuras propias del populismo que tanto daño han hecho a Latinoamérica”.

“La historia nos ha dejado claro que ese no es el camino y me aventuro a dejar de manifiesto que el camino más viable es la conformación de gobiernos de coalición para robustecer la democracia”.

El sistema democrático, subrayó, enfrenta un proceso de transformación en todo el mundo y el Informe Latinobarómetro señala que la ausencia de liderazgos sociales y políticos son algunas de las mayores carencias de la región, mientras que la presión por el crecimiento económico se apropia de las agendas regionales y nacionales como medida que deja en segundo término las de desarrollo político y social.

Refirió que actualmente las fuerzas políticas de derecha y de izquierda compiten en un terreno más parejo que al inicio de la transición de finales del Siglo XX, lo que pone a prueba al sistema de partidos frente a una ciudanía cada vez más exigente e informada

Los resultados de 2017, dijo, advierten por quinto año que el apoyo a la democracia en la región no mejora, pues registra una baja de un punto porcentual desde 2012, llegando al 53 por ciento en este año, a pesar del crecimiento económico entre 2016 y 2017.

“Este declive de la democracia parece ser invisible y lamentablemente no se han producido suficientes voces de alarma para generar políticas públicas que puedan contrarrestarlo. Esta indiferencia frente a los retos de la democracia es uno de los mayores desafíos que debemos enfrentar todos”.

De la encuesta, Cuanalo Santos apuntó que es inaplazable trabajar para desmantelar la pobreza de la región, pues de acuerdo con el estudio, entre 2015 y 2017 disminuyó clase baja de 42 a 45 por ciento; la media aumentó de 39 a 41 por ciento, y la alta, aumentó de 6 a 9 por ciento.

Al presentar los resultados, la directora de Latinobarómetro, Marta Lagos, dijo que en los últimos 30 años han salido de la pobreza más de 100 millones de latinoamericanos y hay una formación muy incipiente y creciente de una clase media pero, reconoció que América Latina, “en ningún momento ha sido tan rica y tan desigual como ahora”.

“Cuando la política va detrás de la gente no hay liderazgo; esa es una gran carencia en América Latina y una de las razones por la que se ve un lento declive del apoyo a le democracia desde 2010. Hay una pendiente con un promedio de 53 por ciento de apoyo a la democracia”.

El pueblo está consciente de que la democracia es deficiente, hay una demanda y una exigencia para perfeccionarla, pero en el discurso político nadie habla de hacerlo.

Destacó que cinco por ciento de los encuestados consideraron que sí hay una democracia plena en su país; 27 por ciento, que la democracia de su nación tiene pequeños problemas; 45 por ciento dice que este sistema tiene grandes problemas y 12 por ciento niega su existencia. En México, de acuerdo con los datos de la investigadora, el porcentaje es de 45 por ciento.

Dijo que el país es símbolo de América Latina, es la puerta de entrada; y ésta es “la única región del mundo que no tiene una bomba atómica, guerras, grandes conflictos religiosos, y es la más pacífica, pero también la más desigual, lo que genera desconfianza en las autoridades”.

Enseguida, Ana Inés Basco, académica de la Universidad de Buenos Aires, Argentina, presentó el Informe de Integración Regional 2017 que busca monitorear estos procesos considerando las visiones de los habitantes de Latinoamérica.

En el cuestionario se incluyeron preguntas sobre el libre comercio, el día mundial del trabajador, la integración económica y política. Se contextualizó en una situación en la que se vio el incremento de la penetración de Internet y las redes sociales, así como el surgimiento de la revolución 4.0, robótica, inteligencia artificial, que amenaza con desplazar miles de puestos de trabajo.

Dijo que se busca sabe “si estamos preparados los latinoamericanos para el cambio tecnológico; si hay temor de perder el empleo; si estamos dispuestos a incorporar tecnologías exponenciales como la carne sintética o los carros sin conductor, en un contexto de profunda desigualdad social, porque ésta es la región más desigual del mundo, incluso por encima de África Subsahariana.

Explicó que 25 por ciento de los encuestados consideraron una prioridad la integración para el desarrollo; 77 por ciento dijo estar a favor de la integración económica y 88 por la libre movilidad de trabajadores.

Entre los entrevistados, 73 por ciento consideró que independientemente de si hay o no más carreteras, no se puede postergar más el acceso a Internet, y 88 por ciento que es indispensable saber usarlo así como las nuevas tecnologías para moverse en el mundo actual. Se destaca que 9 de cada 10 latinoamericanos tienen al menos un teléfono móvil, y 44 por ciento tienen un teléfono inteligente.

En un documento distribuido por el CESOP, con los principales hallazgos de esta encuesta, se indica que 70 por ciento de los latinoamericanos considera que la democracia es el mejor sistema de gobierno; sin embargo, 75 por ciento está insatisfecho con la democracia en su país y 66 por ciento con el funcionamiento de las instituciones.

Plantea que la confianza en el gobierno, el parlamento y la justicia no supera el 25 por ciento; los partidos políticos son los que generan menos confianza. Precisa que 72 por ciento de los latinoamericanos está a favor de elegir jueces por votación popular; 76 por ciento a favor de jurados compuestos por el público en general y 38 por ciento apoya la selección de parlamentarios al azar, como en la antigua Grecia.

El encargado de despacho del CESOP, Netzahualcóyotl Vázquez Vargas, señaló que como órgano técnico se suma al esfuerzo para fortalecer el trabajo legislativo, pues en la medida que Poder Legislativo y la sociedad cuenten con información de vanguardia, estratégica y de calidad se podrá contribuir con herramientas e instrumentos que faciliten la toma de decisiones en materia de políticas públicas.

Agregó que para enfrentar y diseñar el futuro de la región, es imperativo explorar la integración regional, comercial y conocer coincidencias o asimetrías.

Dijo que los desafíos del Siglo XXI, como el combate a la pobreza y a la desigualdad económica, precisan nuevas visiones y propuestas que sólo podrán emanar de metodologías que muestren la realidad que viven las sociedades de México y América Latina.

Comentarios