Slider

 Alejandro de Anda

LO CLAROEste invisible enemigo que mantiene paralizado en 2020 al mundo entero (el virus), es también un maestro que nos brinda aprendizaje en la administración y cuidado de la salud.

La constante en México, sus regiones e incluso en el mundo –que aún persiste- enlaza a la longevidad humana con las enfermedades crónico-degenerativas.

El nuevo coronavirus cambia ese espectro. Sin embargo, la preparación de nuestros profesionales de la salud se mantiene sobre el mismo sentido.

El observar y generar las mejores condiciones para una mayor calidad de vida de quienes padecen las enfermedades que acompañan a los pacientes por el transcurso de su vida, hasta el final de sus días.

Somos ‘líderes’ los tamaulipecos en el renglón de obesidad, hipertensión, diabetes. Enfermedades que atacan en cantidades innumerables a los seres humanos, al igual que el cáncer.

Razón por la cual la Universidad Autónoma de Tamaulipas confiere especial cuidado en la preparación de enfermeras y personal especializado. 

En un convenio internacional con el hermano país de Perú, cuatro estados del país y con el apoyo de CONACyT donde se llevan a cabo intercambios de experiencias y casos de éxito para que el aprendizaje se transforme en el objetivo buscado: calidad de vida.

LO MUY MUY OSCURO. Propondremos dos escenarios sobre la misma problemática.

Quizá sea mala la primera comparación. Con el respeto a los derechos humanos…

Suponga que usted mantiene en cautiverio a 1 mil 894 ratoncitos a los que custodia en observación y cuidado desde su nacimiento.

Por lo tanto, usted es responsable de brindarles refugio contra las inclemencias del tiempo y de darles tres alimentos. Estas pequeñas e indefensas criaturas están acostumbradas a recibir sustento de las manos de su cuidador. No saben hacer otra cosa.

Y hoy, que recibe la noticia que a usted le puede dar gripa por razones disímbolas, decide clausurar su ‘aviario’ y mandar a la calle a sus protegidos. Que en su vida saben cómo alimentarse por sí mismos.

Para el mediodía que tengan hambre, esos pequeños seres comenzarán por pelearse entre sí hasta buscar como saciar su apetito. Aprenderán en un día que el vecino contiguo y el que sigue, tienen los alimentos y las cosas que ellos necesitan. Per saecula saeculorum.

Segundo escenario.

La regla de oro de la Organización Mundial de la Salud y de las autoridades sanitarias mexicanas, indica que para controlar el virus –que es estático, no se mueve por sí mismo- señala que el CORONAVIRUS puede vivir fuera del cuerpo humano por tres días y después muere. No camina…

Entonces el mejor factor de encapsulado para una población cualesquiera que esta sea, es la cuarentena o aislamiento total. Entendido.

Bajo este par de premisas…

¿Qué diantres significa el poner en libertad a 1 mil 894 personas CAUTIVAS en los penales de reclusión de infractores en el Estado de México? Cautiverio a donde NO PODRÍA ENTRAR UN VIRUS.

¿No son acaso la población de mayor efectividad y control que cumplen con la regla de QUEDATE EN CASA?

La razón enmendada fue ‘asegurar el bienestar de quienes se encuentran en situación de vulnerabilidad’. 

Con todo el respeto que merecen todas las autoridades. En las calles, en las casas, en el planeta hay escasez, hay miedo, hay psicosis. ¿Cómo podría entrar el coronavirus a lugares confinados? ¿Cómo se van a mantener estas personas? ¿Con seguros de desempleo? ¿Con sueldo completo?

Contradictorio a la indicación de “Quédate en casa…”

Este es un estado. Veremos qué harán en el resto del país.

COLOFÓN: Nomás falta que nos digan que por orden de la autoridad sanitaria… adoptemos a un político, en razón de que están cerrados los espacios públicos y el Congreso. Mejor que me ataque el virus.

alejandrodeanda@hotmail.com

@deandaalejandro

Comentarios