Slider

El 15 de octubre de 1873 nació Teresa Urrea, “La Santa de Cabora”. Persona que habito desde niña en el Quiriego en la ascienda Cabora.

Mujer destacada en la región por sus dones.A de más este personaje es recordada por sus participaciones en revueltas y manifestaciones en contra de injusticias en el estado de Sonora y Chihuahua a finales del siglo 19.

En 1888 a la edad de 14 años sufrió un ataque de catalepsia, estado en el que quedó sumida durante catorce días, ante la creencia de que había muerto, su padre preparó su funeral, y cuando era velada volvió en sí, la noticia de su “resurrección” causó estupor y extendió rápidamente por toda la comarca cercana, tanto de Sonora como de Chihuahua.

Pronto comenzó a manifestar dones de profecía y éxtasis, llegaron a entrevistarla periodistas mexicanos y estadounidenses que a través de periódicos de la época, como “El Monitor” y “El Tiempo” propagaron su fama más allá del pequeño pueblo del Quiriego y pronto comenzaron a llegar cientos de peregrinos de Sonora, Sinaloa y Chihuahua.

Su fama fue sobre todo creciente entre los indígenas yaquis y mayos y entre muchos habitantes serranos, era sobre todo conocida por sus supuestas curaciones milagrosas, pero también por sus frecuentes discursos en contra de la injusticia contra los grupos oprimidos, este hecho pronto despertó recelos del gobierno de Porfirio Díaz y también simpatías entre los grupos que sentían la opresión oficial.

Ante esto, el gobierno de Porfirio Díaz la acusó formalmente de ser la instigadora de las rebeliones, fue aprehendida, pero en consideración al nivel social de su padre y ante la necesidad de alejarla de sus partidarios, fue deportada a Estados Unidos, por Nogales, Arizona, donde permaneció hasta su muerte en 1906, en el pueblo de Clifton Arizona.

Comentarios