Slider

Aunque el material genético del SARS-CoV-2 todavía puede detectarse en muestras respiratorias o de heces durante varias semanas, un examen sistemático y un metaanálisis de tres coronavirus humanos publicado en la revista The Lancet Microbe no ha encontrado ningún virus vivo (que pueda causar infección) en ningún tipo de muestra recogida más allá de los nueve días del inicio de los síntomas. Según sus resultados, las personas con el SARS-CoV-2 tienen más probabilidades de ser altamente infecciosas desde la aparición de los síntomas y los cinco días siguientes.

Este estudio examinó específicamente a las personas infectadas con el SARS-CoV-2 y principalmente a las que fueron hospitalizadas, por lo que los resultados solo son relevantes para el período de autoaislamiento de las personas con COVID-19 confirmado, y no se aplican a las personas en cuarentena que pueden o no haber estado expuestas tras el contacto con alguien infectado. Muchos países recomiendan actualmente que las personas con una infección de SARS-CoV-2 se autoaisle durante 10 días, lo que los autores dicen que está en consonancia con sus hallazgos, cubriendo cautelosamente el período de infecciosidad.

Comprender cuándo es más probable que los pacientes sean infecciosos es de importancia decisiva para fundamentar medidas eficaces de salud pública destinadas a controlar la propagación del virus. En este estudio, se examinaron los factores clave que intervienen en ello: la carga viral (cómo cambia la cantidad de virus en el cuerpo a lo largo de la infección); el desprendimiento de ARN viral (el tiempo que alguien desprende material genético viral (ARN), que no indica necesariamente que una persona sea infecciosa, ya que no es necesariamente capaz de replicarse); y el aislamiento del virus vivo (un indicador más fuerte de la infecciosidad de una persona, ya que el virus vivo se aísla y se prueba para ver si puede replicarse con éxito en el laboratorio).

Comentarios