Slider

A DECIR VERDAD, David Galván Cázares arrancó con bríos y exhibiendo garra en liderazgo del albiceleste Sonora; y no amaina su marcha. El choque por el evidente relevo de generaciones, no desmenuza su sueño e in mente hay un hilvanado reto hacia pizcas electorales de 2018 en el vórtice de una dinámica de competencia de gran calado.

Las curules del Senado, los escaños en congresos federal y estatal, Etc.

“Recuperaremos la identidad y el prestigio que otrora teníamos; trabajamos de frente y no defendemos a quien lo hizo mal en sus funciones. Que hubo corrupción, cierto, pero la mayoría de los servidores públicos del sexenio de Guillermo Padrés, hicieron buena labor…

…y nos castigaron en las urnas en elecciones de 2015, por ello”, acepta.

El jerarca estatal del PAN invitado al seno de Grupo de Columnistas Políticos el pretérito martes, habla con claridad matizada con audacia y condena la concesión, cuyo tema el “alumbrado público”, pone sobre la mesa el alcalde de Hermosillo, Manuel Ignacio (Maloro) Acosta, quien insiste no trastocará el bolsillo ciudadano; será de calidad, sin deuda, ni nuevos impuestos.

Todo se ciñe a los recursos del Derecho de Alumbrado Público, (DAP).

El PAN Sonora, es oposición fuerte, seria pero no beligerante, dice David.

Así las cosas, nadie podría cuestionar que Galván es un político honorable; pasó su ciclo por donde realmente hubo fango y no se ensució ni los zapatos…lo entiende y aprueba el panismo al margen de la mafia corrupta.

Y al alimón, se vigoriza el andamiaje albiceleste con nuevos rostros.

Se aprecia en él, sin embargo, una prisa frenética por alcanzar de nuevo la posición de otrora en el ánimo popular y sin extraviar el control, presume, que los gobiernos municipales emergidos del PAN, Navojoa, Nogales, San Luis Río Colorado, Puerto Peñasco, Agua Prieta y Guaymas, verbigracia, están bien evaluados…y la sociedad confía en ellos y los apuntala, asegura.

Y recuperar Hermosillo, está en su prioridad y ya columbran personajes de conducta intachable, verbigracia el senador Héctor Larios Córdova; la dama Mirna Rea y el empresario Jorge Cons.

Si eventualmente fuera Larios, obligaría al PRI a postular un “gallón” con los espolones sólidos, y solo hay dos: el congresista federal Ulises Cristópulos o el Secretario de Educación y Cultura (SEC) Ernesto (Pato) de Lucas.

En lo contagioso de Galván Cázares, —lo que seas de cada quien— dibuja una visión atractiva y, fortaleciendo Acción Nacional, se explaya sin cesar por Sonora. Y no se deja, sin embargo, llevar por la fantasía, pero sí le palpita el corazón y, obvio, con la camiseta albiceleste bien enfundada.

Acepta David Galván haber encontrado desánimo en la militancia panista, desesperanza, tristeza, enojo. De los 24 mil adheridos, 13 mil participan; él se siente más fortalecido y presume la restructuración de cuadros municipales en tranquilidad y democracia…dicho en buen romance, sí vivifica al PAN.

Elogia el trabajo de la gobernadora Claudia Pavlovich que ha sido asaz hábil para “tocar puertas” —capacidad de gestoría, pues— “y la calificación de 8 puntos que la sociedad le da, es muy buena”, acepta David con decencia.

A raíz del prestigio nacional de la Ejecutiva estatal, garante anticorrupción, es referente notable que la coloca en sitial privilegiado para ser prospecto exitoso hacia la candidatura del PRI en marco de la sucesión presidencial.

Ella, sin embargo, ni se inmuta. Y mejor va a trabajar a la comunidad rural a entregar obras y a hacer compromisos, sirviendo a Sonora entero.

Y acuña esta frase: “…en Sonora, transparencia y anticorrupción, van más allá del discurso”. En efecto, y gana a pulso el prestigio, indubitablemente.

En torno a eventuales alianzas con otros partidos de rostro a 2018, Galván invita a la “conciliación de partidos”; “las alianzas son necesarias, —dice— y subraya: “estamos abiertos a cualquier partido, menos con PRI y Morena”.

Cuestionado sobre si Damián Zepeda tiene injerencia o influye en decisiones del PAN Sonora, riposta sin ambivalencia: “Damián no solo tiene influencias en Sonora, su figura se expande por el país…y se explaya en círculos de nivel superior en la política nacional; es secretario general del CEN, pero tiene muchas broncas para ocuparse de Sonora…y el presidente, soy yo”.

Y toca la sucesión estatal en el Estado de México, Coahuila y Nayarit; igual las más de 200 presidencias municipales de Veracruz y, lógico, prolegómenos de la sucesión presidencial y todo lo que ello implica; “con el PAN en buena opción de cambio”; y enfatiza: “…y no veo al PRI gobernando en 2018”.

Y arremete versus AMLO: “un vividor del sistema; haberse elegido él, líder de Morena, es una grosería; un partido “pepenador”, “cacha inconformes”. Amaina y expresa gentil: “Generando futuro, pues”.

En resumen, David Galván, registra una creciente actividad con audacia y pletórico de fortalezas por ver el horizonte albiceleste cada día más claro, y prometedor. E instaura, un sólido liderazgo, innegablemente.

MUEVEN LISTA DE PROSPECTOS SONORENSES AL SENADO

BIEN: DOS sonorenses de rango nacional Antonio (¡Es Toño) Astiazarán Gutiérrez, Coordinador de Organismos Descentralizados de la Secretaría de Desarrollo Social, (SEDESOL) y Víctor Hugo Celaya, ex Coordinador de Delegaciones SAGARPA, circularon por estos contornos.

Ambos caballeros se mueven en lista de sonantes con posibilidades de ataviarse candidato —un más, Toño, otro menos— al Senado de la República en pizcas electorales del 2018 que como bólido se aproximan.

Los Nombres y expedientes curriculares de ellos y los de abajito, —siguientes párrafos— están a disposición del líder priista Enrique Ochoa Reza y luego vendrá el lugar, la aquiescencia, del eventual candidato presidencial.

Y recién sumaron en la cúpula a otro prospecto de primera línea: el jerarca estatal del tricolor instituto, Gilberto Gutiérrez Sánchez, quien en la LXI Sesión Ordinaria del Consejo Político Nacional que lidere el parlamentario sonorense, Ernesto (Borrego) Gándara, asumió la presidencia de la Comisión de Seguridad Nacional —tema importante en el país— del CPN.

Cuestionado al respecto, Gutiérrez Sánchez, me dijo: “…es distinción para el partido que en Sonora encabeza la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano”. Agradeció la oportunidad ofrecida por Ochoa Reza, líder de la ex formidable máquina tricolor patentada por el sonorense Plutarco Elías Calles.

Y claro, al senador Gándara que en el precitado evento externó: “…nuestro partido se transforma al ritmo que la sociedad mexicana lo demanda; por eso escuchamos las voces de los priistas”. Bien.

Los “sonantes”, ubicados claro, a la vera del Secretario de Gobierno Miguel (Potrillo) Pompa; del pastor de la fracción tricolor del Congreso del Estado, Epifanio (Pano) Salido; el Secretario de Educación y Cultura (SEC) Ernesto (Pato) de Lucas (Pano y Pato mencionados para la alcaldía) y el titular de SEDESON Rogelio Díaz Brown, con similares posibilidades de postulación.

El empresario y jorocón político del Yaqui, Ricardo Bours Castelo, es pieza importante y sería buen candidato a la Cámara Alta. Nos dijo, sin embargo, que no lo intentará, ni le interesa…con seriedad se descartó.

En cuanto a las damas (gallinetas, pues) que por talento y paridad de género deben ser fórmula con un gallón, continúan tres en la palestra: Sylvana (Congresista Federal) Beltrones, Natalia (eficaz Jefa de Oficina del Ejecutivo) Rivera Grijalva y Susana (Legisladora Federal) Corella; una de ellas será.

Natalia, sin embargo, tomó importante rango nacional con la presidencia de la Comisión de Asuntos Fronterizos del Consejo Político Nacional del CEN del PRI, de Ochoa Reza. En atractivo escaparate, entonces, Sylvana y Natalia.

Por cierto Víctor Hugo, —sustituido en SAGARPA por el jalisciense Ramiro Hernández García— ex jerarca del PRI Sonora, degustó exquisitas viandas por rumbos de “El Farallón”, con el empresario Julio Luebbert Jr.

Antonio (¡Es Toño!) Astiazarán, ex alcalde del otrora bello puerto de Guaymas y ex legislador federal, se reunió entre otras personalidades con la congresista estatal de Cajeme, Carmen Alicia (Kiky) Díaz Brown y busca, bien comprometido, gestionar beneficios para Cajeme. Lo logrará, seguramente.

El Pano Salido, por su parte, sostuvo charla amena —en distintos temas, supongo, por rumbos de La Casa Grande— con el serio Fiscal Anticorrupción del Estado, Odracir Espinoza Valdez. Ambos, caballeros de tronío.

Mientras, el titular de la SEC, Ernesto (Pato) de Lucas, se vio henchido de contento; motivo: maestros de Sonora –los reconocen– son evaluados entre los mejores del país, y a la SEC, lleva a efecto trabajos pertinentes y ofrecen educación de calidad pues instaura condiciones dignas en infraestructura con líderes secciones 28 y 54 SNTE, aliados: Javier Duarte y Raymundo Lagarda.

De los precitados, caballero y gallineta, habrán de enzarzarse en urnas por las curules en el Senado, con uno de estos panistas: el magnate empresarial Javier Gándara o el alcalde de la fronteriza ciudad de Nogales, Cuauhtémoc Galindo; gallinetas albicelestes y congresistas federales Teresa Lizárraga y Leticia Amparano; igual la Secretaria General del CDE PAN, Alejandra López. Interesantes confrontaciones en 2018. Y se ven activas las albicelestes.

Damián Zepeda, será senador plurinominal, que no le quepa la menor duda.

EXUDA SOSA, MOTIVANTE EMOCIÓN EN PANAL

CONTROVERSIA: hay quienes creen que los pies de Carlos Sosa Castañeda no son lo suficientemente grandes para llenar los zapatos del hoy ex jerarca del Partido Nueva Alianza, (PANAL), Fermín (El Caballo Mayor) Trujillo Fuentes, congresista estatal…yo disiento.

Observé la motivación y escuché el pronunciamiento de Carlos tras tomar la protesta y convertirse en dirigente; claro, carece de la experiencia de Fermín quien fue líder de la Sección 54 del SNTE, diputado federal y ocupó una curul en el Senado, transitoriamente. Es hoy legislador estatal.

Pero buen, Sosa Castañeda exuda motivante emoción y asumo hay potencial en él, cuasi ilimitado. Tiempo habrá para comprobarlo; y ya acciona. Además Daniel Córdova Bon, Secretario General, es caballero de calicatencia pura y experiencia sindical, fue diputado en Congreso del Estado y alcalde, pues.

CIERTAMENTE los albicelestes de viejo cuño, y otros no tanto, elogiaron al jerarca municipal del PAN Ramón Díaz Beltrán, y a la congresista federal Teresa Lizárraga, por provocar reconocimiento al ex alcalde de esta capital, Hermosillo, pues, Casimiro Navarro Valenzuela.

Motivo, y colijo, se quedaron cortos, “por contribuir al fortalecimiento del PAN, en Hermosillo”. Mil razones más podrían sumar a aquel joven entonces —1982-1985, hace 35 años— quien hizo “morder el polvo” en las urnas al entonces arrogante priista, Enrique Flores López, justo a la mitad del sexenio del neumólogo de Arivechi, Samuel Ocaña.

Periodismo, fascinante

Actividad…reportero,

Hasta el final.

Twitter: @felguimen

Comentarios