La tormenta perfecta

116
0
previous arrow
next arrow
Slider

Varios eventos le habían pegado duro al presidente de la República y a la marca Morena en las últimas semanas. El involucramiento de su candidata a la gubernatura de Nuevo León, Clara Luz Flores en una secta perversa; las mañosadas de David Monreal, el desaseo en la imposición de Evelyn Salgado en Guerrero, el escándalo sexual del diputado Benjamín Huerta entre otros, hicieron ver como una historieta de chistes malos la llamada Cartilla Moral que presume el nuevo régimen como guía ético-política.

El colapso de la Línea 12 del metro vino a darle la puntilla porque dio en la banda de flotación de esa pretendida moralidad, pues le cerró la puerta de emergencia que siempre usa la 4T para escapar del escrutinio público y la rendición de cuentas: responsabilizar a las administraciones anteriores. Y es que las administraciones anteriores en Ciudad de México son ellos mismos.

25 muertos y más de 30 heridos en un evento que pudo evitarse después de muchas advertencias sobre las fallas estructurales en esa obra que nació bajo el manto de la sospecha de corrupción en la administración de Marcelo Ebrard, en la que Mario Delgado fue secretario de Finanzas no se olvidarán fácil ni rápido. 

No serán otro Tlahuelilpan, aquella explosión de un ducto que dejó 137 muertos apenas en los albores de la administración de López Obrador y que de alguna manera se diluyó en el recién estrenado bono democrático y las culpas del pasado.

Por supuesto que con la jornada electoral encima, todo eso resta puntos al gobierno y su partido, básicamente porque corroen el mito de que eran diferentes.

Y tiene repercusiones en los estados. En Nuevo León su candidata se desplomó hasta el sótano; en Guerrero se mantiene la ventaja, pero aunque gane Evelyn Salgado, no será en el mismo escenario que había hace un mes, y en Sonora su candidato, que ya traía al ‘Borrego’ Gándara pisándole los talones tomó una decisión arriesgada: ausentarse de los debates no organizados por el IEE.

En momentos en que la 4T requiere de sus soldados más valientes para cruzar el temporal, Alfonso Durazo optó por esconderse, refugiarse en la interacción controlada y ficticia con ciudadanos vía redes sociales para hablar de cualquier cosa, menos de la crisis en su partido y el gobierno de AMLO.

Justo cuando el presidente exige voces que lo defiendan, Durazo evita hasta donde puede salir en defensa del proyecto presidencial y del suyo propio, eligiendo atrincherarse en la zona de confort de los lugares comunes.

Y si algo faltaba para completar la tormenta perfecta, ayer por la tarde elementos de la Guardia Nacional, esa joya de la corona que presume como el gran logro de su paso por la secretaría de Seguridad Pública federal, acribillaron una camioneta de la Fiscalía estatal, asesinando a un secretario de Acuerdos y dejando herida a una agente del Ministerio Público. Al parecer se trató de una confusión, pero eso no aminora la gravedad del caso.

A una semana de haber elegido la vía del bajo perfil, la no exposición pública y la ausencia en los debates, los resultados ya están a la vista. La más reciente encuesta de TV Azteca confirma una tendencia que otras casas encuestadoras ya venían advirtiendo: Durazo sigue en empate técnico con Ernesto Gándara, pero como segundo en las preferencias.

En esa encuesta ‘El Borrego’ encabeza la intención del voto con 35.2 por ciento; Alfonso Durazo le sigue con 32.9 por ciento y Ricardo Bours aparece con un lejano 9.5 por ciento.

Justo a un mes de la jornada electoral, esas no parecen buenas noticias para el candidato de Morena y quizás sea eso lo que los ha llevado a tomar algunas medidas que parecen desesperadas.

Infiltrar provocadoras en eventos de los adversarios, como sucedió en Hermosillo en un encuentro de Toño Astiazarán con simpatizantes es una de ellas, pero no la única.

Otra es revivir refritos como el caso de la llamada ‘Estafa Maestra’ a raíz de la inhabilitación que la Contraloría estatal hizo de Daniel Hidalgo Hurtado, bajo cuya dirección se encontraba Telemax cuando presuntamente se involucró en un desvío de recursos. La Contraloría cumplió con su deber y lo hizo hace casi seis meses, pero convenientemente reviven el caso en tiempos electorales.

Y lo reviven con un sesgo especial tratando de involucrar a la gobernadora Claudia Pavlovich, tratando de golpear con ello a Ernesto Gándara, cuando en realidad hasta en el propio equipo del candidato extrañan aquellos tiempos en que el gobernador en turno era el principal impulsor de la candidatura de quien competía por sucederlo desde las siglas de su partido.

La gobernadora sí ha tomado una sana distancia de cuanto ocurre en el proceso electoral y eso lo saben muy bien incluso en Morena, pero de lo que se trata es de enrarecer el ambiente, no tanto para enjuiciar a la jefa del Ejecutivo, sino para desviar la atención y sacar de foco los, esos sí, serios problemas internos y externos que están afectando a los candidatos de ese partido en todo el estado.

II

Ayer se llevó a cabo el debate convocado por la organización ‘El sur de Sonora decide’, integrada por organismos de productores, sociedad civil y medios de comunicación. A este debate tampoco asistió Alfonso Durazo y tampoco lo hicieron sus ex colaboradores de campaña, Carlos Zatarain y Cuauhtémoc Galindo, quienes argumentaron ‘motivos de agenda’.

El chiste, desde luego, se cuenta solo.

Los temas de seguridad pública y los relacionados con el agua fueron centrales en este encuentro al que asistieron Rosario Robles, Ricardo Bours y Ernesto Gándara, que no desaprovecharon la oportunidad para evidenciar la ausencia de Durazo en la discusión de los temas prioritarios.

Ricardo Bours tuvo un tropiezo al señalar que el padrecista Roberto Romero López, principal operador de Guillermo Padrés en el asalto a la presa El Novillo estaba colaborando en la campaña del aliancista.

Gándara le respondió inmediatamente que eso no era cierto, y que si tenía informes de que el desprestigiado personaje se encontrara a 200 metros de su campaña, le avisara para mandarlo más lejos. En realidad, dijo ‘El Borrego’, Roberto Romero está colaborando soterradamente en la campaña de Alfonso Durazo.

Mañana le seguimos.

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

Visita www.elzancudo.com.mx

Comentarios