Slider

Bien se dice que ni las victorias ni las derrotas son definitivas; que la derrota tiene algo de positivo porque nunca es definitiva; que la victoria tiene algo de negativo porque jamás es definitiva y que tal realidad les da esperanza a los derrotados y debería darles una lección de humildad a los victoriosos.

Lo anterior viene al cuento dados los resultados de la elección dominical en Coahuila donde se renovó la legislatura local, y en Hidalgo donde se eligieron los cabildos de 84 ayuntamientos, con un PRI que arrasó con las 16 diputaciones de mayoría en disputa en el primer caso y ganó 34 de los municipios más importantes en el segundo caso.

En ese contexto, pésimo el timing de la nomenclatura de MORENA en Sonora para dar a conocer su disciplinada manifestación en favor de la decisión tomada por el presidente Andrés Manuel López Obrador para que su candidato a la gubernatura sea el miembro de su gabinete peor calificado, que no es otro que el desarraigado aristócrata del proletariado, Alfonso Durazo Montaño.

Entre la borrasca del alud de votos que aplastó a los representantes de ese partido en los estados mencionados y mientras en Ciudad Obregón, Guaymas, Empalme y Caborca la metralla resuena producto de la incompetencia, permisividad y lenidad del gobierno federal frente al narco, al Consejo Estatal morenista se le ocurre dar a conocer como buena una decisión que no fue tomada por ellos y que era un hecho luego que el presidente viniera a Sonora expresamente a apuntar con su divino dedo hacia su fallido titular de Seguridad Pública.

Nomenclatura de MORENA destapa a destapado

Sí, no fue el mejor espacio en el tiempo el escogido para anunciar su sometimiento y mucho menos fueron los mejores discursos para vestir ese cupular trámite, al recurrir a toda una variedad de muletillas que van a contracorriente del perfil del destapado al más puro estilo del viejo PRI, con pronósticos respecto a que con él en la gubernatura iniciará una etapa de bienestar, seguridad y progreso, tal como lo postearon en redes sociales el dirigente de facto de MORENA, Adolfo Salazar Razo y el florero dirigente nominal, Jacobo Mendoza Ruiz.

Luego de lo ocurrido en Coahuila e Hidalgo, sabe cómo podrían sostener tan aberrantes pronósticos cuando la amenaza de replicar en Sonora el modelo federal representa todo lo contrario al bienestar, todo lo contrario a la seguridad y todo lo contrario al progreso y a las pruebas nos atenemos, y al parecer, afortunadamente la mayoría de los ciudadanos coahuilenses e hidalguenses así lo vieron.

Son varias las lecturas de los resultados de la jornada electoral del domingo, que en efecto, más que apoyar a la propuesta de los del PRI o del PAN, PRD u otros, es un evidente voto de castigo contra quienes los engañaron en la elección del 2018 y el catastrófico saldo de tal engaño en materia económica, de salud, de seguridad pública y en prácticamente todos los rubros de la vida nacional.

Pues muchas cosas debería de rectificar el presidente para reconquistar la voluntad de la mayoría del electorado para revertir el resultado de la elección del domingo, ya que los sentimientos ciudadanos en ambos estados son similares a los que el año próximo acudirán a las urnas y MORENA no aporta nada positivo con sus liderazgos ensimismados en hacerse pedazos entre sí; construyendo castillos en el aire, y tejiendo chambritas y chambitas futuristas fuera de la realidad.

Sara Valle 

Su única apuesta es lucrar con los programas sociales y reparto de minucias con el pretendido afán de cooptación, cuando tal dispersión de recursos está embarrado de corrupción y en definitiva, están muy lejos de satisfacer necesidades de la gente, ya que para nada suplen la pérdida de empleos, la eliminación de guarderías; la falta de apoyo al campo; el encarecimiento de la vida, ni reducen riesgos por el Covid-19 o de ser víctimas del fuego cruzado en la guerra entre bandas del narco.

Cómo se les puede ocurrir que la mayoría de los ciudadanos que desesperados confiaron en sus demagogias, ratifiquen su apoyo en la próxima elección luego de experimentar el resultado de sus incompetencias que han impactado gravemente el nivel de vida de millones familias, mientras el presidente se hace pruebas Covid cada semana; vive en un palacio y de lunes a viernes tiene contratados a una veintena de payasos para platicar estulticias con ellos, y antes de ese pueril ejercicio, se reúna para compartir mitotes sobre la matanza en proceso en todo el país, con una bola de incompetentes que han sido rebasados por el crimen organizado.

Y en el caso particular de Sonora, a quien se le puede ocurrir que la gente tropiece con la misma piedra y vote por un desarraigado, un sonoguacho, que personifica el fracaso en el servicio público y que en este gobierno haya aceptado una responsabilidad de la que no sabía ni sabe ni papa.

A quién se le puede ocurrir que la mayoría de los ciudadanos revaliden su confianza por un partido cuyos representantes han rebajado al nivel de cañerías el ejercicio en el Poder Legislativo estatal, en donde la representación de MORENA pasará a la historia como la del más bajo nivel e incompetencia, al igual que en la mayoría de los municipios que desgobierna, de lo cual no dejarán mentir Sara Valle, Sergio Pablo Mariscal, Rosario Quintero, solo para citar los casos más emblemáticos de incompetencia y corrupción.

Javier Lamarque

Y lo más chocante, vaya la forma de cómo el presidente López Obrador agravia a las familias de más de 80 mil muertos por el Covid-19, al reconocer que él se somete a una prueba semanal para verificar su estado de salud, lo cual contrasta con el hecho de que México ocupa el lugar 156 de 217 países y territorios en pruebas por millón de habitantes y el agravio es mayor, cuando se sabe que esas pruebas semanales se aplican a todo su gabinete, familia y cercanos a su equipo.

Las tendencias en el imaginario popular lucen nefastas para MORENA y no se ve cómo podrían cambiar a pesar de los discursos beligerantes y contestatarios de Salazar Razo, quien por lo visto es el único que le pone ganas a la construcción de estructuras hasta ahora inexistentes en ese partido en medio de las rabiosas pugnas tribales que buscan participar en la rebatinga de candidaturas y de dinero, porque del wevonazo de Javier Lamarque Cano, presidente, sí, presidente del Consejo Estatal, sólo hay que esperar sus efemérides y una que otra babosada en tuiter.

Por cierto, luego de sus catilinarias de las mañaneras donde se la pasa dando quejidos y atacando a medios de comunicación, magistral Cuauhtémoc Cárdenas al contrastar cómo su padre, Lázaro Cárdenas lidió y se relacionó con medios de comunicación críticos y liderazgos de las oposición durante su mandato: “Los principios que normaban su proceder se fortalecían respetando las oposiciones, que por agresivas que fueran, solamente ejercían su derecho constitucional”, dijo, faltando completar con un “no como otros”, pero con esas palabras, hizo ver muy pequeño al de Tabasco.

Por lo demás, otra manifestación de cómo se las gastan los de la 4T, es que el gobierno estatal tuvo que salir al quite y pagar este lunes la nómina de alrededor de mil 500 trabajadores sindicalizados del sistema COBACH del Estado de Sonora, toda vez que la instancia federal no ha hecho la transferencia correspondiente que debió realizarse hace una semana.

Víctor Mario Gamiño 

Los trabajadores de confianza de ese organismo que dirige Víctor Mario Gamiño seguirán chiflando en la loma mientras allá en las alturas terminan de sacarse los mocos y a ver si en efecto este miércoles cae esa lana y a seguir esperando que la Federación envíe recursos atrasados, que la federación para el pago del incremento salarial y otras prestaciones logradas por el sindicato y que los trabajadores esperan recibir en estos días.

El castigo presupuestal de la Federación al Colegio de Bachilleres de Sonora no corresponde a una institución que registra destacados logros académicos, culturales y deportivos en los últimos 5 años en educación Media Superior en Sonora, a nivel regional, nacional e internacional, y es uno de los motivos por los que se ha consolidado como la preparatoria preferida de los estudiantes egresados de secundaria.

En términos generales, lo que ocurre en los COBACH es parte del liderazgo que el sector educativo estatal recuperó durante la gestión de la gobernadora Claudia Pavlovich, tal como bien lo menciona el brazo ejecutor de las políticas públicas en dicha materia, Víctor Guerrero González, al citar los altos indicadores de aprovechamiento escolar y transparencia.

Para que se den una idea, al iniciar la actual administración, el aprovechamiento escolar de los estudiantes sonorenses se encontraba entre los indicadores más bajos del país. En educación primaria, en la prueba PLANEA se pasó del lugar 18 en 2015 al noveno en Lenguaje y Comunicación, mientras que, en Matemáticas, del lugar 25 al 10. En educación secundaria en PLANEA Sonora, en Lenguaje y Comunicación, se pasó del lugar 27 al tercer lugar y al cuarto en Matemáticas 2019.

Víctor Guerrero

En materia de infraestructura, ocho de cada diez escuelas ya recibieron mejoras trascendentes e incluso se han construido 937 aulas y 23 nuevos planteles, incluyendo diez escuelas completas que se reconstruyeron y están en proceso otras tres, además que se han rehabilitado y mejorado 2 mil 220 escuelas de educación Básica y 350 planteles de educación Media Superior, mediante un ejercicio presupuestal transparente de más de cuatro mil 150 millones de pesos.

“Sonora es de nuevo líder en diferentes rubros educativos, como aprovechamiento escolar, abatimiento del rezago, internacionalización de la educación, mejoramiento de la infraestructura de las escuelas y uso transparente de recursos federales y estatales en esta área”, subrayó el titular de la SEC.

Powered by WPeMatico

Comentarios