0 muertes por Covid-19

124
0
Slider

No es cualquier cosa el que luego seis mil 168 decesos por el Covid-19 en Sonora, en el reporte diario de este domingo 18 de abril haya aparecido ese gigantesco 0 muertes, lo cual viene como una muy buena señal respecto a que a lo mejor la pandemia está cediendo y vamos de salida. 

Sabe de dónde salió la versión de que ese cero fallecimientos es por primera vez en casi un año, ya que el primer deceso registrado en el índice estadístico fue el 30 de marzo del 2020, aunque el diagnóstico Covid-19 fue corroborado cinco días después, lo cual quiere decir que luego de más de un año, en Sonora ese virus no cobra una sola vida en esta entidad. 

Así como el primer contagiado se registró el 17 de marzo del 2020 y fue un integrante de grupo musical recién llegado de Estados Unidos, el primer deceso fue una mujer de Magdalena que padecía comorbilidades, el 30 de ese mismo mes, y de ahí p’al real se nos vinieron encima esos largos meses de incertidumbre, muerte y sufrimiento en cientos de familias sonorenses. 

Bien el titular de Salud, Enrique Clausen, al alertar sobre la necesidad de no bajar la guardia y que la baja, tanto de decesos como de contagios no son motivos para que se relajen los cuidados, sino que es la mayor razón para que se sigan realizando las acciones que permitieron esa remisión de la pandemia: seguir usando cubrebocas, lavado frecuente de manos, uso antibacterial y respeto a la sana distancia. 

Enrique Clausen

Como sea, ese cero decesos en Sonora por ese virus tan cruel y despiadado, es una muy buena noticia que obliga a ir por más en los siguientes días, para que con el favor de Dios, de las 120 personas hospitalizadas, 28 continúen estables y a ellas se sumen las 72 que están graves y las 20 que reportan en estado crítico, y además, que los 93 nuevos contagios del domingo sea un pico que ya no suba. 

Pero esos son solo buenos deseos, porque de acuerdo a las tendencias de la pandemia a nivel mundial, las perspectivas son al contrario y en lugar de que se mantenga esa momentánea remisión, se prevé que se acelere la expansión en los siguientes días, ya que por la naturaleza de ese virus, no se irá así como así en los próximos meses y quizás años.  

“Por favor, no caigas en esta trampa del COVID, no le creas, si te descuidas vendrán más muertes, habrá más pérdidas que lamentar. Por las personas que se nos adelantaron a causa de este enemigo cruel y despiadado, en su memoria, usa cubrebocas, lávate las manos y guarda la sana distancia”, exhorta el titular de salud a la menor provocación. 

O sea, muy transitoria luce esa excelente noticia de cero decesos en poco más de un año de padecer la pandemia que a nivel nacional ya casi llega a los 213 mil muertos y casi dos millones 306 mil contagios en todo el país, cifra catastrófica impensable hace un año, pero que se consiguió gracias a los denodados esfuerzos del inepto, incompetente, corrupto y negligente Andrés Manuel López Obrador, con el valioso apoyo del farandulesco y frívolo titular de salud federal, Hugo López Gatell. 

Guillermo Noriega

Mientras tanto, quienes en MORENA se fueron con la finta y creyeron que sus inconformidades serían atendidas luego del desaseado, opaco y autoritario proceso de definición de candidaturas, pues vale más que esperen sentados para no cansarse, porque ya fueron notificados que las 31 impugnaciones contra otras tantas decisiones en diputaciones federales, diputaciones locales y alcaldías no tienen futuro y que los nombramientos son inamovibles. 

A Jesús Valencia Guzmán correspondió llevar esa noticia a los integrantes del plantón –asamblea popular, le dicen– que tiene tomadas las oficinas de la sede estatal de ese partido en Hermosillo y que por lo visto creen que la luna es de queso y el sol es mantequilla, frente a la cruda realidad planteada por el de Iztapalapa: MORENA es un partido centralista, donde las decisiones no se toman en los estados y si bien sus militancias y liderazgos estatales pueden opinar, la decisión final la tiene la Comisión Nacional de Elecciones. 

Claridoso el delegado nacional de ese partido en Sonora, luego que un día anterior apareciera por el rumbo, en calidad de nalgas prontas Guillermo Noriega Esparza, quien con su verborrea tipo cobijero del día de muertos, pretendió convencer a los inconformes mediante argumentos falaces. 

“Vino de nalgas prontas el mismo que se disfrazó de ciudadano hasta que pudo encaramarse a un partido, pero evidentemente no traía nada en la cabeza y además a título de qué”, nos comentó compa de añeja amistad que luce decidido a que los caciques que dominan en ese partido cedan y al menos los apoyen en la Comisión Nacional de Elecciones, con el subrayado de que la única opción de cambio de candidatura en estos momentos, es que los dedeados y dedeadas renuncien a sus candidaturas. 

O sea, ese plantón o asamblea popular no tiene ningún futuro y valiera mejor que se resignen a que ahí los chicharrones truenan a como les de la gana en la Ciudad de México, con la estricta supervisión del candidato a la gubernatura, Alfonso Durazo Montaño, urgido de compensar favores o a intercambiarlos con la con la derecha regional, con grupos criminales y con partidos que solos no ganan ni una regiduría.  

David Anaya Cooley

Lo del Memín nos obliga a aludir a otro igual a él, al senador Arturo Bours, a quien no lo imaginamos recibiendo órdenes de Adolfo Salazar, del citado Valencia Guzmán o del mismo Durazo Montaño, para meterse en el diferendo tuitero entre este último y su primo Ricardo Bours Castelo, atreviéndose a cuestionar su condición de empresario “que jamás a emprendido nada” y pretender denigrarlo al calificarlo como simple heredero. 

O sea, ese grisoscuro senador de la república sacado de aristocrático ámbito para hacerlo pasar como liberal y progresista e incluso de izquierda, se metió en ese pleito por iniciativa propia o sea, por nalgas prontas, sin importar arremeter en contra de un familiar, Ricardo Bours, de quien nos consta siempre se ha expresado muy comedidamente de él e incluso, descartaba que se confrontaran en la disputa de una posición de elección popular, porque esa es o era la divisa de los Bours. 

Por cierto, otro lastre que deberá arrastrar el enviado de Palacio Nacional para tratar de extender el desastre de la 4T en Sonora, es que se le atribuye la propuesta de crear el Padrón Nacional de Usuarios de la Telefonía Móvil, que implica ni más ni menos, la obligatoriedad de que 122 millones de usuarios de celulares de este país, registren sus datos biométricos, es decir, huella dactilar y facial, así como el iris de los ojos. 

Se supone que tal ideota es con el fin de dar mayor seguridad y evitar los delitos como extorsión y secuestro utilizando líneas telefónicas móviles, aunque evidentemente, a pesar de que servirá para maldita la cosa, representa un atentado contra los derechos constitucionales de la gente, ya de por sí atosigada por la filtración de sus datos telefónicos en el sistema comercial del país. 

Si esa recopilación de datos sirviera de algo para combatir los delitos citados, ya en muchos países se hubiera tomado similar medida, y donde se ha tomado, para nada han evitado lo que argumentan como pretexto para implementar un modelo de vigilancia autoritario en contra de los ciudadanos. 

Patética intromisión de Arturo Bours

En esas se entretenía Durazo Montaño como secretario de seguridad, ya que mientras se formulaba fantasías tipo Pinky y Cerebro en sus ansias locas de dominar al mundo, las bandas del crimen organizado hacían de las suyas por todo el territorio nacional. 

Pues desde el pasado viernes fue publicado en el diario Oficial de la Federación, esa reforma a la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión y de inmediato se puso en marcha el proceso de defensa jurídica, que consiste en promover amparos masivos contra esa fascista medida. 

En lugar de emprender esos intentos autoritarios, el gobierno federal podría instrumentar estrategias que en Sonora ha puesto en marcha el titular de seguridad pública, David Anaya Cooley y que han probado su efectividad a través de una aplicación que instalada en teléfonos móviles, alerta sobre llamadas de procedencia dudosa a través de un banco de datos, además de formular todo un protocolo de protección y prevención de ese tipo de delitos en lugar de pretender medidas autoritarias de control de la ciudadanía. 

Todo indica que dicha pretensión fue tratada de ocultar a la opinión pública con la aprobación de un artículo transitorio de una ley secundaria en abierta contraposición a la constitución general de la república, que exhibe en toda su magnitud la subordinación de la más alta instancia legislativa del país, al poder ejecutivo que preside Andrés Manuel López Obrador. 

Y peor, el que el presidente apoye esa flagrante violación constitucional porque tiene “fines superiores”, lo exhibe como un pervertido dispuesto a cualquier cosa y a aplicar en todos sus términos eso que los fines justifican los medios, apotegma que siempre deriva en desgracias mayores para los pueblos. 

A través de la rémora corrupta de los presuntos ecologistas, incluido el ya mentado Arturo Bours, que ocupan curules en el Senado de la República, el presidente incorporó un artículo transitorio a la propuesta de reforma del Poder Judicial, en el que se amplía por dos años más la gestión de cuatro del presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Arturo Zaldívar, para que permanezca en el cargo hasta 2024 y no en 2022 como lo estipula la Constitución, la cual además prohíbe la reelección. 

Por supuesto que el autor intelectual de esa marranada es López Obrador, quien ni siquiera trató de disimular y de volada cubrió de melcocha a Zaldívar, quien por su parte ahora enfrenta el reto que le ha lanzado los más conspicuo del constitucionalismo mexicano, de no aceptar lo que ordenó el presidente para no caer en el contrasentido de que el titular del Poder Judicial pisotee la constitución. 

Toño Astiazarán suma apoyos 

Por lo pronto, desde el mayoritario grupo parlamentario de MORENA y de sus verrugas se escuchan algunos retobos y pronósticos respecto a que lo que les envió la Cámara Alta no transitará por razones obvias, aunque es cuestión de que desde Palacio Nacional se aprieten tuercas para que se desvivan en genuflexiones y así como sus colegas del senado gocen de su condición de coprófagos. 

En fin, ya quedó claro que ese artículo transitorio propuesto por López Obrador en la Reforma al Poder Judicial es violatorio de la Constitución en su Artículo 97 y punto. 

Y el candidato a la presidencia municipal de Hermosillo, Antonio Astiazarán, sigue sumando voluntades a su propuesta como abanderado de la Alianza Va Por Sonora, al reunirse con el compacto grupo de amigos del exgobernador Armando López Nogales, entre otros Félix Tonella, Roberto Mazón, Manuel Aello, Alfonso Elías, Alfonso Molina, Manuel Robles Linares y Marco Antonio Cubillas. 

Comentarios